Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

Hoy es un día para celebrar a las mamás de la iglesia y de toda mamá que esté mirando este mensaje, así que este mensaje tiene la intención de honrarlas y felicitarlas hoy 10 de mayo o cualquier otro día, porque todos los días hay que honrarlas por la gran labor que realizan.

II          INTRODUCCIÓN

 

El mensaje de hoy lleva por título: Tu siempre serás mi bebé. Esa frase identifica a toda mamá, y si pudiéramos definir en una frase lo que nos enseñará este mensaje de parte de Dios, sería: Mamá, la mejor cómplice de Dios.

 

 

III         DIOS QUIERE BENDECIRTE Y SE BUSCÓ UNA CÓMPLICE

 

No sé qué tan consciente esté usted de que Dios tiene grandes propósitos para usted y para cada uno de nosotros, le doy algunos ejemplos, solo para refrescarle la memoria un poco:

1ª Corintios 2:9 “9Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.”

Jeremías 29:11 “11Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

Juan 10:10 “yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

Toda la Biblia está llena de grandes propósitos y promesas para nosotros sus hijos, el más grande propósito y la más grande promesa es la salvación, pero son muchas las bendiciones que Dios siempre quiere darnos.

Ahora, son tan grandes esos propósitos que Dios se buscó una cómplice para que le ayudara en sus propósitos y le puso por nombre Mamá.

Salmo 139:13-14 “13 Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre.14 Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.”

Dios pudo habernos formado literalmente del polvo de la tierra, como a Adán, pero no, Él escogió una madre y su vientre para formarnos en una preciosa intimidad donde sólo Él y mamá fueran testigos de esa maravilla.

Esto es sería suficiente para amar a las mamás toda la vida, que buen cómplice se encontró el Señor en ellas, ¿no cree?

En el original griego la palabra para cómplice es Koinono, la misma que para socio o compañero, de ahí deriva la palabra Koinonía. Dios se buscó una socia para poder cumplir en ti sus propósitos.

Salmo 127:3 " 3He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre."

Para Dios es muy valioso lo que llevaste o llevas en el vientre.

 

IV         LAS MAMÁS DAN DIRECCIÓN

¿Cómo lo hizo?

Proverbios 1:8 “ 8 Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, Y no desprecies la dirección de tu madre;”

Esto se entiende porque en el diseño de Dios, en la antigüedad el hombre daba la instrucción y se iba a trabajar y es la madre la que se quedaba con los hijos para darle la dirección y no se extraviaran de la instrucción del padre.

Por eso Dios las dotó de una pantalla mental donde pudieran meter muchas cosas a la vez, imagínese con 8 hijos de entre 1 y 12 años, todos demandando mil cosas a la vez, por eso Dios, en su sabiduría, se hizo de la mamá como su cómplice.

Dios las dotó de características especiales.

Para que pudieran llevar a cabo la tarea que Dios les asignó, las dotó de unas características especiales.

Las hizo delicadas.

Proverbios 4:3 “ 3 Porque yo también fui hijo de mi padre, Delicado y único delante de mi madre.”

Las mamás nos miran con delicadeza y nos miran como especiales para ellas. Dice un dicho popular: Hay sólo un hijo bello en el mundo y cada mamá lo tiene.

Sus delicadezas nos terminaron de formar.

La mayoría de los mamíferos, cuando nacen, nacen casi con todos los recursos para sobrevivir, algunos tardan 2 o 3 días en tener la fuerza para caminar y de ahí pueden seguir con su propio pie a sus mamás, los seres humanos no, Dios le dio a las mamás la gran tarea de terminar lo que él empezó en su vientre, son delicadas mientras nos enseñan a valerlos por nosotros mismo, a comer, a caminar, a vestirnos, eso dura 2 o 3 años, pero no es hasta los 18 o 20 en que estamos listos para salir del nido y dejar a mamá y volvernos independientes, pero para ella, aun tengamos 55 o 70 años, seguimos siendo delicados y únicos delante de ellas, seguimos siendo sus bebés.

Las dotó de sabiduría.

Dios las dotó de sabiduría para transmitirnos esa sabiduría y podernos educar, especialmente cuando llegamos a la adolescencia.

Proverbios 29:15 “15 La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre.”

El método de transmisión de esa sabiduría varía mucho de hogar en hogar, algunas lo hicieron con gritos desesperados, otras con la “chancla voladora” o el “cinturón vengador”, otras con amenazas: “ya verás cuando venga tu padre” y las más sofisticadas hasta con terrorismo psicológico: “¡Me vas a matar, un día de estos voy a amanecer muerta y vas a llorar!”

Pero creo que la mayoría usaban todas estas herramientas, y claro que nos dejaron marcados, a parte de los chanclazos, con frases que nos acompañaron en la adolescencia. A ver si te suenan algunas de ellas, digo para que tengan tema de conversación en la comida:

Ese es el ejemplo que les estás dando a tus hermanos.

¡Como aquí tienen a la 'sirvienta' que les hace todo!

No, no me cambies el tema.

No mijita, no nací ayer.

¿Tú qué crees? ¿Que esto es un hotel? ¿O qué?

Cuando tengan hijos se van a acordar de mí.

Recoge tu cuarto que parece un chiquero.

Tú y tus hermanos me van a sacar canas verdes.

¿Eso es lo que te enseñan en la escuela?

¡Te lo dije! ¡Te lo dije!

Ya duérmete, ¿Qué tanto haces?

¿Y tú a dónde vas? ¿Te mandas solo o qué?

Bajen a comer ahora que esto no es restaurante.

¡Cierra la boca y contéstame!

¿Y si lo encuentro que te hago? Un sándwich dijo el hijo que preguntaba por el jamón.

Para mí siempre serás mi bebé. 

 

Dios las hizo Sensibles.

No nada más las hizo fuertes, también las hizo sensibles.

Proverbios 10:1 “1... El hijo sabio alegra al padre, Pero el hijo necio es tristeza de su madre.”

Cuando el hijo toma malas decisiones por su necedad, la mamá se entristecerá, no importa que el hijo o la hija tenga 60 años, la mamá seguirá sintiendo esa tristeza, por su sensibilidad.

Dios las dotó de un poder especial en la boca.

Dios las dotó de un poder especial en la boca sobre sus hijos. Las palabras de una madre tienen un gran peso sobre la vida de los hijos.

Proverbios 31:11Palabras del rey Lemuel; la profecía con que le enseñó su madre.”

De este rey no se sabe nada en la Biblia solo que su mamá le daba profecía, muy probablemente ella le profetizó que sería rey algún día, que tendría una gran posición.

Proverbios 31 son enseñanzas de una mamá y suegra, acerca de la que debería ser la esposa de su hijo. Toda mamá quiere una mujer sabia para el hogar de su hijo. La TLA lo habla muy claro, le leo unas partes.

El poder de las palabras de una mamá sensata que enseña y corrige a sus hijos.

La mamá tiene una gran influencia sobre la vida futura de sus hijos.

Si no te animas a corregirlos y disciplinarlos ora al Señor porque el té ha dado ese poder especial ayudarlo a  hacer los planes grandes que El tiene con tus hijos.

 

V          SON UNA FUENTE DE BENDICIÓN

Para terminar, diré que las mamás son una fuente de bendición.

 

(NVI) Deuteronomio 5:16 “16 Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor tu Dios te lo ha ordenado, para que disfrutes de una larga vida y te vaya bien en la tierra que te da el Señor tu Dios.”

Hay mucha gente que le ora a Dios para que les vaya bien, pero esa bendición no la tiene Dios guardada, Dios se la dio a tu madre. ¿Quieres que te vaya bien en la vida? ¿Quieres tener una vida larga y disfrutarla? No debes orar por ello, debes honrar a tu madre, también a tu padre, pero hoy nos estamos enfocando en la socia de Dios, la cómplice de Dios.

 

A lo mejor tú mamá por causas del destino no te trató bien o no tan bien y pienses en los adentros de tu corazón que no se lo merece, y tal vez no, pero Dios no puso esa condición para honrarla, Dios te pide a ti que la honres porque Dios quiere bendecirte, dicho de otra manera, si tu madre no se la merece, piensa que tu si te mereces la bendición de que te vaya bien en la vida y la disfrutes. Esa gran bendición escondió Dios en su cómplice.

Honrarlos es no hablar mal de ellas.

Dios las cuida tanto que nos ha mandado a ni siquiera hablar mal de ellas.

Proverbios 20:20 “ 20 Al que maldice a su padre o a su madre, Se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa.”

Aquí la palabra maldecir en el original hebreo es la misma que en este versículo:

Eclesiastés 10:20 “20Ni aun en tu pensamiento digas mal del rey, ni en lo secreto de tu cámara digas mal del rico; porque las aves del cielo llevarán la voz, y las que tienen alas harán saber la palabra.”

Si Dios no te aconseja decir mal, ni en tu pensamiento de un rey, menos de su socia, de tu mamá.

Honrarla es validarla.  

Honrarla es validarla, es apoyarla, es hacerla sentir bien, hacerla sentir útil, tal vez ya no te es tan útil, porque ya creciste, ya maduraste, ya tienes tu propia vida, pero ahí viene la mayor oportunidad de honra, cuando ya casi no te dan nada, pero los honras por lo que son, no por lo que fueron, hicieron o hacen.

Cuando te dan, la honra se puede “esconder detrás de la conveniencia”, si no la honras no comes, o no te cuida al hijo para que vayas a trabajar o no les cuida a los hijos para que puedan ir al cine, pero cuando ya están viejos, ahí la honra sale a relucir sola, como honra.

Y no es fácil, por eso Dios le puso una grande promesa de bendición detrás de la honra. 

Enseña a tus hijos a honrarte.

 Mamá, debes enseñar a tus hijos a honrarte en todo tiempo, que aprendan desde pequeños a controlar sus emociones y por encima de ellas honrarte, porque tú eres una fuente de bendición para ellos, si dejas que te deshonren, es como si quisieras que les fuera mal en la vida y yo sé que no es así. Y la mejor manera de enseñar a tus hijos a honrarte, es honrando tú a tu mamá.

Así que hoy es un buen día para decidir honrar a nuestras madres, cualquiera que haya sido nuestro pasado con ellas, puesto que ellas son la  complice de Dios para que tú puedas llevar a cabo todos esos planes maravillosos que Dios tiene contigo.

Sin lugar a duda, ellas son fuente de bendición para todos nosotros. Felicidades a todas las mamás de Plenitud en Cristo y más allá y recuérdalo: Para ellas tú siempre serás su bebé.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved