Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR

La semana pasada aprendimos que debemos ser guiados por el Espíritu Santo si queremos pensar lo bueno, hablar lo bueno, cuidar lo que escuchamos y si queremos tomar buenas decisiones.

Aprendimos que solo se puede ser guiado por el Espíritu Santo cuando somos llenos de su Presencia. Y esa llenura es la que nos dará el poder de ser testigos de nuestra propia transformación en Cristo y entonces poder ir a hablarle a la gente acerca de Jesús y su obra redentora en la tierra.

Y terminamos pidiéndole a Dios que nos diera su Santo Espíritu y el Espíritu Santo llenó a muchos y ministró a cada uno lo que necesitábamos.

 

II       INTRODUCCIÓN

        

Efesios 5:1818No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,”

 

El apóstol Pablo contrasta aquí la alegría temporal que da embriagarse con vino con el gozo permanente que da el ser llenos del Espíritu Santo, además se convirtió en uña mandato: " sed llenos del Espíritu Santo", de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Seré lleno del Espíritu Santo.

 

 

III      NO SE EXTRAÑA SU AUSENCIA

 

Quiero que nos asomemos a una historia de la Biblia para encontrar una perla que nos deberá ayudar en nuestro camino a querer ser llenos de la presencia del Espíritu Santo.

 

Lo más terrible de la historia de Sansón.

 

Esta perla está escondida en la historia de Sansón, usted sabe, Sansón fue un hebreo que era lleno del Espíritu de Dios continuamente, se casó con una filistea llamada Dalila, en contra de la voluntad de sus padres, y Dalila tenía una misión de parte de los filisteos que era descubrir el secreto de la fuerza de Sansón. Un día Sansón le declara el secreto de su fuerza, y aquí aparece lo más triste de la historia de Sansón.

 

Jueces 16:19-2119Y ella hizo que él se durmiese sobre sus rodillas, y llamó a un hombre, quien le rapó las siete guedejas de su cabeza; y ella comenzó a afligirlo, pues su fuerza se apartó de él. 20Y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él. 21Mas los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le ataron con cadenas para que moliese en la cárcel.

Lo más terrible de esta historia no fue la desobediencia de Sansón a sus padres, ni la derrota que le infringieron los filisteos, ni que le hayan sacado los ojos o que lo hayan esclavizado, lo más triste de esta historia está en el verso 20 y es que Sansón no se dio cuenta que el Espíritu de Dios se había apartado de él. No se dio cuenta que el Espíritu de Dios ya no estaba con él.

 

Y Así está la iglesia del Señor en su mayoría. Una vez escuché a un predicador decir esto y me conmovió: Si vivieras en una isla desierta con una Biblia y nadie te hubiera adoctrinado en una iglesia, al llegar a la iglesia dirías “yo no me voy de aquí sin ser lleno del Espíritu Santo”, como lo leíste en Hechos y como leíste de los apóstoles y de Pablo.

 

Pero no, el cristiano se ha perdido al enfocar en otras cosas, importantes si, pero no indispensables. Lo único indispensable en la vida de un cristiano debería ser la presencia del Espíritu Santo, porque con él lo puedes lograr todo y sin Él no lograrás nada.

 

Esto es muy triste, imagine por un momento si dijéramos que el Espíritu Santo no existe, que nos equivocamos al interpretar las Escrituras y que el Espíritu Santo no existe, muchos cristianos no tendrían un cambio notorio en su vida, dirían, ah ok, y seguirían su vida “cristiana” tranquilamente, porque no han experimentado la presencia del Espíritu Santo.

 

 

IV      PARA SER TRANSFORMADOS

 

Cuando realmente se conviertan al Señor.

2ª Corintios 3:15-1815Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. 16Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. 17Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 18Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.”

La frase “se conviertan” en el original griego es la palabra Epistrephomai que significa: “Cambiar las creencias personales”, entonces, convertirse al Señor no es cuando le dijiste que si, si no cuando cambias tus creencias personales de como se vive en Dios, todos los judíos ya conocían a Dios pero no sabían cómo vivir en Dios.

Y ese cambio de creencias personales acerca de Dios empieza por entender que, donde está el Espíritu Santo, ahí hay libertad para ser transformado a la imagen de Jesús, nada ni nadie se le puede resistir al Espíritu Santo. Esta creencia es la que verdaderamente te hace nacer de nuevo.

 

V       ¿TRANSFORMADOS PARA QUÉ?

Pero, ¿Para qué queremos ser transformados?

(NTV) Hechos 1:8pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes; y serán mis testigos, y le hablarán a la gente acerca de mí en todas partes: en Jerusalén, por toda Judea, en Samaria y hasta los lugares más lejanos de la tierra.”

Esto nos recordará cual debe ser la motivación ser lleno del Espíritu del Señor todos los días, para recibir la bendición de ser transformado. ¿Transformado para qué? ¿Para qué tu matrimonio se restaure? No. ¿Para qué tus hijos sean mejor educados? No. ¿Para qué tu desarrollo profesional crezca al ser tú una mejor persona? No. ¿Para que esa enfermedad que no te deja disfrutar de la vida, de tu familia, de tus nietos, se vaya de tu cuerpo? No. ¿Para qué tu economía sea prosperada? No.

Para lo que el Espíritu Santo te da poder para ser transformado, es para que hables acerca de Cristo y tengas evidencias personales de esa transformación, sabiendo lo que dijo Mateo 6:33 que si buscas primero el reino de Dios y su justicia, todo estas cosas te serán añadidas.

 

VI      CÓMO ES SER LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO

Pero ¿Cómo ser llenos del Espíritu Santo?  

Ser lleno del Espíritu Santo no es el acto de una sola vez, no podemos decir “yo ya fui lleno”, ser lleno es una búsqueda continua de su llenura.

Sembrar y cosechar.

Todas las áreas de nuestra vida son un campo fértil donde tenemos que sembrar todos los días si queremos cosechar todos los días. No es que puedas decir: “yo ya sembré en esta área”, pues ya habrás cosechado también, pero si quieres seguir cosechando debes seguir sembrando.

Así es la llenura del Espíritu, ¿Quieres tener los beneficios de ser dirigido por el Espíritu del Señor, que Él te acompañe a todos lados, que él te diga lo que debes y lo que no debes de hacer, que él te recuerde lo que se te olvide por culpa del afán y las tribulaciones? Deberás buscar ser lleno de su presencia todos los días.

La vida espiritual, emocional y física, vista de esta manera es como un músculo que debes trabajar todos los días si quieres fortalecerlo. Como quien quiere bajar de peso y porque uno o dos días fue al gimnasio y no bajó de peso, se quisiera frustrar, usted sabe no será al tercer ni al cuarto día, será cuando tu metabolismo comience a ceder o a cambiar que empezarás a ver mejores resultados, así pasa con la llenura del Espíritu Santo.

 Cuando encuentres el cuerpo deseado, si lo quieres mantener deberás seguir haciendo ejercicio y cuidando lo que comes, si dejas de hacerlo, perderás la condición, así te pasará con el Espíritu Santo.

Luchando contra la frustración.

Mucha gente se frustra porque habiendo sido llena del Espíritu Santo vuelve a tener las mismas batallas, y se pregunta ¿Cómo es que sigo luchando con lo mismo? ¿Por qué me sigue costando horrores orar cuando tengo tantos años de cristiano? Porque ser lleno del Espíritu Santo es una tarea de todos los días, es una transformación de gloria en gloria, hasta que sucede y dejas de batallar con eso.

La Biblia enseña que el Señor te promete que quitará tu pecado en un día, así que, si tú buscas ser lleno del Espíritu todos los días, un buen día el Señor te dará la victoria.

No es que dejes de tener ese problema como tal, sino que lo verás desde otra perspectiva, desde otra altura, desde otra gloria, como subiendo una montaña y será para ti diferente.

A lo mejor seguirá el pleito familiar, el desorden en casa, a lo mejor será la economía que no hay todo lo que necesitas o lo que anhelas, pero tu manera de afrontar esas aflicciones será diferente porque estarás siendo transformado por la presencia del Espíritu Santo todos los días.

Hasta que te hagas dependiente de Él

Jesús dijo que nos convenía que él se fuera para que llegara el Espíritu Santo, y eso es porque con el Espíritu Santo lo puedes todo y sin Él no puedes nada. Pero hasta que Él sea indispensable para tu vida, al grado que se haga una realidad en ti lo que David le dijo a Dios:

Salmo 51:1111 No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu.”

David se rindió, no le importó perderlo todo si lo tenía que perder, pero que Dios no le quitara su Santo Espíritu, David valoraba lo que era ser lleno de su Espíritu todos los días.

 

VII     NO TE RESISTAS A SU PRESENCIA

La semana pasada te enseñé que para recibir al Espíritu Santo solo debes pedirlo, pero hoy te enseñaré una cosa más que necesitas para que cada día seas lleno de su presencia:

Hechos 7:5151¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.”

Lo contrario a resistir es rendirse, usted quiere ser lleno del Espíritu Santo todos los días, deberá pedirlo con fe a Dios, ofreciendo su rendición: "Dios, me rindo, me he resistido al encuentro con tu Santo Espíritu porque quiero hacer mi voluntad, porque no quiero hacer lo que tú me dirás, pero hoy me rindo, rindo mi vida a ti", y el Señor te promete que te llenará, por eso dice la Escritura:

Salmo 51:17(b) “Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

Esta es de las últimas frases que dice David en el Salmo 51, después que fue descubierto en flagrancia en su pecado y él se rindió ante Dios diciéndole versos antes: No me quites tu Santo Espíritu

 

VIII    MINISTRACIÓN

Tenemos que tener tal compenetración con el Espíritu Santo que podamos identificar cuando él está y cuando no, para eso debemos de pedirlo con un anhelo apasionado y dejar de resistirnos para poder ser llenos del Espíritu Santo todos los días de nuestras vida.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved