Predicaciones

I INTRODUCCIÓN
Usted ha escuchado la historia del pueblo de Israel, de cómo salió de Egipto de ser esclavo e intentó entrar a la tierra prometida, y como no creyó en Dios tuvieron que andar cuarenta años en el desierto, y cuando ya se cumplió el tiempo de volver a entrar, hubo dos tribus, de las doce tribus de Israel, que no quisieron pasar el Jordán para establecerse en la tierra prometida de Canaán, fueron la tribu de Rubén y de Gad. Después de vagar por el desierto cuarenta años, al momento de ya tomar la tierra prometida, esa tierra donde fluía leche y miel y donde los frutos eran tenidos que ser cargados por dos personas, esas dos tribus enteras decidieron quedarse mejor de este lado del Jordán, en una ciudad llamada Cades-Barnea.
 
Número 32:1-2,4 y 51Los hijos de Rubén y los hijos de Gad tenían una muy inmensa muchedumbre de ganado; y vieron la tierra de Jazer y de Galaad, y les pareció el país lugar de ganado. 2Vinieron, pues, los hijos de Gad y los hijos de Rubén, y hablaron a Moisés y al sacerdote Eleazar, y a los príncipes de la congregación, diciendo: 4la tierra que Jehová hirió delante de la congregación de Israel, es tierra de ganado, y tus siervos tienen ganado. 5Por tanto, dijeron, si hallamos gracia en tus ojos, dese esta tierra a tus siervos en heredad, y no nos hagas pasar el Jordán.”
 
Usted sabe, el Jordán es el río que separaba a Canaán de ese territorio llamado Cades Barnea. Esas tribus prefirieron quedarse en el territorio de Cades Barnea, de este lado del Jordán.
Y así hay personas que prefieren quedarse de este lado del Jordán que pasar a la tierra de su bendición llamada Canaán, hay personas que prefieren no ir tras los sueños de su corazón y mejor quedarse de este lado de su Jordán, no lo digo para juzgar a nadie, sino más bien porque anhelo que a mí no me pase ni tampoco a ninguno de ustedes.
Hoy quiero presentarles tres razones que te van a impedir a toda costa que pases el Jordán de tu bendición, ellos dijeron: No nos hagas pasar este Jordán y yo anhelo todo lo contrario, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Señor, haznos pasar el Jordán.
 
 
II          LO BUENO ES ENEMIGO DE LO MEJOR
 
La primera razón se llama: Lo bueno, porque generalmente lo bueno es enemigo de lo mejor. Ese proverbio popular que dice: Más vale pájaro en mano que ver un ciento volando, eso significa, más vale quedarte con lo bueno que arriesgarte a encontrar lo mejor.
 
Imaginemos que en lugar de pájaros el refrán hablara de pollos, pollos para que tu familia coma, y hay cien a tu alrededor, no volando sobre tu cabeza, pero si a tu alrededor, y con tu mano atrapas uno, te puedes regresar a tu casa con ese uno y alegrarte porque atrapaste ese pollo.
 
El refrán diría, más vale pollo en la mano que ver un ciento corriendo a tu alrededor. Pero si Dios envió esos cien pollos a correr a tu alrededor, bien podrías arriesgarte a construir un corral y corretearlos para atrapar 10 pollos.
 
Lo más seguro es que dejes de comer uno o dos días por perseguir a esos 10 pollos, pero cuando los atrapes, tendrías un pollo para comer y otros nueve para reproducirlos y comer muchos días y hasta podrías llegar a hacer de eso un gran negocio. Un pollo para comer es bueno, pero tener una granja de pollos es mejor.
 
El motivo para no cruzar.
 
Eso fue lo que les pasó a estas dos tribus, ellos le dicen a Moisés: No nos hagas cruzar este Jordán, pero miren el motivo real:
 
Número 32:66Y respondió Moisés a los hijos de Gad y a los hijos de Rubén: ¿Irán vuestros hermanos a la guerra, y vosotros os quedaréis aquí?
Exacto, ese era el motivo, ellos no querían ir a la guerra, ellos no querían arriesgarse, ellos dijeron: Así está bien, con esta bendición es suficiente, en cades Barnea tenemos un lugar apto para nuestro ganado, detrás del Jordán está lo mejor, pero Cades Barnea es suficiente.
 
Oiga, diga conmigo: ¡Esta gente estaba loca! Está de locos preferir quedarse en Cades en vez de ir a donde Dios dijo. Si Dios y te dijo que ese plan es para ti, no hay nada mejor en la tierra que ir tras él, quedarse a la orilla solo por no pelear para ganar lo que Dios te prometió, parece una locura.
 
Arriesgarse es el camino.
 
Si quieres conquistar lo mejor que Dios tiene para ti, vas a tener que arriesgarte. Arriesgarse es la única forma de conquistar la tierra prometida, es caminar de más, te piden una milla, tu caminas dos, es ofrendar de más, es sembrar de más, es hacer más de lo que se te pide, es no preguntar nunca ¿Y yo que gano con esto?
 
Desanimarás a tus hijos.
Miren la consecuencia de no ir tras los sueños:
(NVI) Números 32:6(b)-8 “… ¿Irán vuestros hermanos a la guerra, y vosotros os quedaréis aquí?”  Los israelitas se han propuesto conquistar la tierra que el Señor les ha dado; ¿no se dan cuenta de que esto los desanimaría? ¡Esto mismo hicieron los padres de ustedes cuando yo los envié a explorar la tierra (desde) Cades Barnea!”
No intentar ir tras tus sueños puede desanimar a tus hijos o a quienes están a tu alrededor, y eso fue lo que hicieron sus antepasados cuando no quisieron entrar y los obligaron a vagar cuarenta años en el desierto.
Honrando a Don Luis Meza.
Mi padre no conoció de cerca a Cristo, hasta sus últimos años ya que estaba enfermo, pero si algo me legó, fueron sus ganas de conquistar sus sueños, los había logrado, pero la falta de Cristo, lo hizo tropezar, pero Dios le ha dado una nueva oportunidad a su tribu, los Meza De Santiago para salir de nuestro Cades Barnea y atravesar nuestro Jordán, y eso mismo quiero para ustedes. ¡Aleluya!

 
III      LA FALTA DE FE Y EL PECADO        
 
Las otras dos razones que te hacen quedarte en tu Cades Barnea en vez de pasar el Jordán y conquistar el Canaán de tu corazón, son la falta de fe y el pecado, que en esta ocasión vienen en combo, como los pingüinos, dos en cada bolsita.
 
Cuando iban a cruzar por primera vez el Jordán para ir a conquistar Jericó, Moisés envió doce espías, uno por cada tribu y lo que los hizo no poder entrar a la tierra prometida y vagar cuarenta años en el desierto, hasta que se muriera esa generación fue la falta de fe en Dios.
 
Josué y Caleb se distinguieron de los otros diez espías en que ellos dijeron llenos de fe: Si Dios nos trajo hasta aquí, Dios nos lo dará. Eso es fe. Y los otros diez no tuvieron fe, tuvieron miedo y contaminaron a todo el pueblo y por eso Dios los hizo vagar cuarenta años en el desierto hasta que muriera toda esa generación incrédula.
 
La falta de fe en Dios es lo que hace que la gente prefiera quedarse con lo bueno de Dios que ya ve, antes de atreverse a ir tras la conquista de lo mejor de Dios que aún no se ve.
 
Pero le digo que la fe y el pecado vienen en combo por lo que dice este versículo:
 
Romanos 14:23(B) “y todo lo que no proviene de fe, es pecado.”
 
O sea que la falta de fe es un pecado, por lo tanto, lo que no te deja entrar muchas veces a conquistar eso que hay en tu corazón es tu pecado, porque si analizamos este versículo, si lo que haces no proviene de fe es pecado, también podemos entender que el pecado te roba la fe.
 
Necesitas la fe para prosperar y también no pecar, por eso la Biblia dice:
 
Proverbios 28:13 “ 13 El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.”
Esto quiere decir que el pecado no te deja prosperar y si la falta de fe es pecado, el pecado produce falta de fe en la gente y esa falta de fe, muchas veces es la que hace que prefieran quedarse donde están que arriesgarse a ir tras lo mejor de Dios, tras los frutos que hay que cargar entre dos de lo grandes que son.
Una mirada a los pecados para que no se nos olvide y podamos dejarlos fuera de nuestras vidas:
 
(NVI) Gálatas 2:19-2119 Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; 20 idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos 21 y envidia; borracheras, orgías, y otras cosas parecidas. Les advierto ahora, como antes lo hice, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.”
Salgamos de toda obra ociosa de pecado si queremos ver prosperados nuestros caminos y los de nuestras generaciones.
 
El pecado te roba la fe y sin fe es imposible agradar a Dios.
 
Hebreos 11 es el capítulo por excelencia de la fe, de hecho, comienza con la definición de fe y habla todo el capítulo de todos aquellos que por fe se ganaron un lugar en la Biblia, ¿Está de acuerdo? Y el capítulo 12 comienza así:
 
Hebreos 12:1-3(a)1Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe,”
Ese “por tanto”, nos hace saber que, si queremos parecernos a todos estos hombres y mujeres de fe y ser prosperados con lo mejor de Dios, debemos apartarnos del pecado, pues el pecado desactiva tu fe.
 
Esta puede ser una razón del porque no te atreves a emprender esa batalla que está detrás de tu Jordán, porque no estás viviendo en santidad.
 
La santidad, el diablo quiere hacernos creer que es un aspecto religioso de seguir a Cristo, y no es así:
 
Hebreos 12:1414Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. ”
La falta de fe y el pecado vienen en un combo que te impedirá ir tras lo mejor de Dios y te hará convencer de quedarte en tu Cades-Barnea, en cambio, la fe y la santidad son los elementos que te impulsarán a atreverte y decidirte a dejar la comodidad de lo bueno de Dios y atravesar tu Jordán para ir tras lo mejor que Dio tiene para ti y tus generaciones.
 
 
IV         MINISTRACIÓN
 
Vence a estos tres enemigos, quedarte con lo bueno de Dios en vez de ir tras la conquista de lo mejor, vence la falta de fe y vence al pecado, vive en santidad y te llenarás de fe y tendrás todo para prosperar en esa tierra que Dios te prometió que te daría y que Él mismo guardó en tu corazón.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved