Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos habló de cómo podemos resistir hasta el último round, como Rocky Balboa, y nos enseñó a hacer más elástica y resistente nuestra fe.

Hoy Dios nos va a enseñar a pelear mejor que Rocky Balboa, porque Rocky Balboa ganaba las peleas en el último round y quedaba todo golpeado, hoy Dios nos va a enseñar a ganar las peleas sin despeinarnos.

II          INTRODUCCIÓN

En el boxeo, existe un ejercicio de entrenamiento que se llama boxeo de sombra, y consiste en que el peleador hace todos los movimientos que se hacen en una pelea, pero con un oponente imaginario, que es su sombra.

La intención de este ejercicio es que el peleador caliente sus músculos a la par que práctica y perfecciona sus movimientos, pero sin el riesgo de que algún oponente lo lastime mientras se fortalece y perfecciona su estrategia.

Se le llama boxeo de sombra porque lo que se hace es proyectar una luz sobre el boxeador para que se refleje su sombra en la pared y pueda “mirar” lo que está haciendo. Hoy ha evolucionado ese ejercicio, pues se hace con un espejo delante o sin espejo, solo “marcando” los golpes al aire.

Pero tarde que temprano, este peleador, tiene que dejar de pelear con su propia sombra y deberá subirse al cuadrilátero a pelear con un oponente de verdad.

A nosotros nos pasa igual en lo espiritual, tenemos un oponente real que quiere derrotarnos todo el tiempo, tu oponente está obsesionado con la idea de verte tirado en la lona a ti y a los tuyos.

El éxito de la vida espiritual.

El éxito de nuestra vida espiritual está en pelear rounds de sombra, donde nadie nos puede lastimar y donde vamos preparándonos para poder vencer a nuestro adversario en las batallas reales de la vida, de aquí que el mensaje lleva por título: Rounds de sombra.

 

III         EL GIMNASIO DE ÉFESO

Aquí el apóstol Pablo le está hablando a “los boxeadores del gimnasio de Éfeso”:

(NVI) Efesios 6:10-12 “10 Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. 11 Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo. 12 Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales.”

Lo que dice aquí es que la pelea que tienes no es con la gente que te rodea, tu pelea es espiritual.

Para que me entiendas mejor: La influencia espiritual en ti y en esas personas es la que hace que tengas peleas con la gente que te rodea, en especial con la gente con la que deberías unirte para pelear, como tu esposa(o), tus hijos, tu familia, tu iglesia, tus jefes, tus colaboradores, etc.

Ahí anda la gente peleándose entre sí en lugar de unir fuerzas para pelear contra el verdadero adversario.

La pelea es por habitar el reino.

En el box pelean por un cinturón y por dinero, pero ¿Cuál es el propósito de nuestra pelea?

(NTV) Mateo 11:12 “12Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

Aquí nos está dando los dos aspectos principales a considerar en nuestra pelea verdadera: 1) El reino de los cielos es violentado por el reino de las tinieblas y, 2) hay que tomar en cuenta que sólo la gente violenta espiritual, la gente que pelea fuerte espiritualmente, puede vivir en él, o sea, lo puede arrebatar para él y los suyos.

En otras palabras, la pelea principal es por el reino. Tu adversario no quiere que tú entres al reino y menos que habites ahí permanentemente. Él hará todo lo posible para que no pelees con las reglas del reino y lo hagas con las reglas de la carne.

¿Cuáles son algunas de las reglas de las peleas de la carne? El que grita más gana. Al mal se le paga con mal. Ojo por ojo y diente por diente, no me gusta perder discusiones, el que gana la discusión es el mejor, la culpa nunca es mía, tú siempre te equivocas,  etc.

 

IV         LA ORACIÓN ES TU BOXEO DE SOMBRA       

Si te dieras cuenta de que tu vida no es un paseo por el parque, que tu vida es una batalla continua, una pelea continua, no es a doce rounds ni siquiera a quince, tu pelea dura toda la vida, si te dieras cuenta de ello y lo entendieras, no dejarías de orar como lo haces.

La oración es tu boxeo de sombra para que me entiendas.

Mateo 6:6 “6Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”

Dios recompensa a los que oran, otra versión dice: Y les da lo que le piden.

De hecho, para que tu vida pueda ser un hermoso y divertido paseo por el parque, primero tiene que ser una batalla espiritual ganada, ¿me explico?

Enseñemos a orar.

La gente muchas veces pide oración porque no quiere orar. Claro que hay que orar por la gente, pero sobre todo hay que enseñarla a orar y lo que es mejor es orar con la gente que solo orar por la gente.

La mejor consejería.

Desde siempre, cuando la gente venía a pedirme un consejo porque tenía un problema, mi primera pregunta era: ¿Y cómo está tu oración? Porque esa es la clave de la victoria espiritual.

 

V       ORACIÓN Y SERVICIO TE DAN LA VICTORIA

La victoria está en la oración constante.

1ª Corintios 15:57-58 “57Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”

Esto nos lleva a entender que la victoria nos la da Cristo por su victoria en la cruz, pero debemos estar firmes y constantes. Jesús si algo les reclamó a sus discípulos es que no fueron firmes y constantes en la oración y no pudieron orar ni una hora en el Getsemaní. Por eso el apóstol Pablo enseñó esto:

1ª Tesalonicenses 5:17 “Orad sin cesar”.

Seamos responsables.

Benditas promesas que nos mantienen de rodillas y benditos problemas que nos mantienen de rodillas.

Vivir de rodillas delante de Dios te hace un cónyuge responsable, te hace un padre o una madre responsable, te hace un estudiante responsable, te hace un profesionista responsable, te hace un empresario responsable, te hace un ciudadano responsable, un una frase: te hace un cristiano responsable.

No orar constantemente te hace todo eso que dije antes ¡IRRESPONSABLE!

Servir a Dios con constancia.

Y cuando dice: “ir creciendo en la obra”, les está hablando de trabajo, que cada día sirvan más y mejor, sabiendo que todo el trabajo que hagan para el Señor no es en vano, siempre recibe una paga más allá de lo que pudiéramos esperar.

 

VI      EL PODER DEL BOXEO DE SOMBRA ESPIRITUAL

¿Dónde está el poder de los rounds de sombra?

(NVI) Colosenses 2:15 “15 Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal.”

Dice la palabra que desarmó a los poderes y potestades espirituales, y recuerda ¿contra quien es su batalla? Contra potestades y autoridades espirituales, ya Cristo las desarmó, por eso es que solo con tu oración la victoria es tuya.

En el boxeo, te dije, que después de hacer boxeo de sombra el peleador debe enfrentarse a un oponente real para ver quien gana, quien puede más, y es ahí donde salen como Rocky Balboa, todos golpeados y despeinados.

Pero nosotros no, si hacemos un buen boxeo de sombra a través de la oración en el aposento, ese oponente nunca se puede subir a tu ring y si se sube, Jesucristo lo baja recordándole su derrota en la cruz.

Proverbios 16:7 7Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, Aun a sus enemigos hace estar en paz con él.”

Isaías 26:33Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.”

Nos dio autoridad.

No pelearías con gente real, si pelearas tus rounds de sombra en tu aposento.

Lucas 10:19 “19He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

Jesús por su victoria en la cruz nos ha dado la autoridad y el poder de pisar a toda fuerza del enemigo y a nosotros nada nos podrá hacer daño.

Creo que los cristianos evangélicos pentecostales le hemos dado demasiado poder al diablo con ese tema de la guerra espiritual. Yo nunca he visto, en las Escrituras, a Jesús “despeinarse” peleando con algún demonio.

Él ya ató al hombre fuerte y tú sólo tienes que reclamar esa victoria de rodillas.

Mírate las suelas de tus zapatos, porque tus enemigos están bajo tus pies y nada de lo que ellos intenten te dañará, solo que eso se gana de rodillas en el aposento.

 

VII     MINISTRACIÓN

Seamos como las águilas.

La Biblia dice que seremos como las águilas. Pues seamos como las águilas cuando pelea contra serpientes o cuervos. Ella no se despeina al pelear, el águila no pelea en el terreno de ellos, el águila lo que hace es subirlos a las alturas donde ellos nos puede pelear y ahí gana fácilmente.

A la serpiente la suelta desde lo alto y muere al caer, y el cuervo, que es el único animal que se atreve a ponerse en el lomo del águila en pleno vuelo y picotearle la cabeza por atrás, lo sube tan alto, donde el cuervo no puede respirar bien y entonces él solo decide dejar al águila.

Y eso es lo que Dios nos dio hoy: Pelea con responsabilidad tus rounds de sombra y no necesitarás subirte a ningún ring a pelear, porque tú victoria ya está dada en Cristo Jesús Señor nuestro.

Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved