Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

Generalmente el fin de año es el tiempo ideal para hacer los planes y propósitos del próximo año.

Pero aprendimos la semana pasada aprendimos que, si queremos que el 2021 sea un año mejor que el 2020, tenemos que ser nosotros los que hagamos cosas mejores que las que hicimos este año, aprendimos que nada va a cambiar si nosotros no lo provocamos.

Recordamos también que estamos en los planes de Dios, pero aprendimos que Dios no hará lo que nos toca hacer a nosotros.

Así que, hoy Dios nos quiere hablar de cómo lograr que el año próximo sea mejor que este que está terminando.

           

II          INTRODUCCIÓN

 

En esta época navideña comienzan a pasar todas las películas referentes a la navidad, y de las que no puede faltar es el Grinch, esta película ya se convirtió en un clásico de esta época. El Grinch es la historia de un niño que, siendo maltratado y burlado en su infancia, odia la navidad y a todos los que la celebran. Y entre sus planes de navidad está el robarse la navidad, destruir los sueños y los anhelos que la gente tiene de la navidad.

 

Hoy quiero tomar esta historia como referencia para decirte que también existe algo que le he llamado: Los Grinch del año nuevo. Si, son cosas o personas que cuyo propósito es robarte la prosperidad que Dios quiere darte para el próximo año.

 

Ahora, cuando hablo de prosperidad no estoy hablando de dinero, sino de que Dios esté en todas las áreas de tu vida y entonces seas prosperado en todo, porque eso enseña la Biblia. Un ejemplo:

 

1 Reyes 2:1-3 “1Llegaron los días en que David había de morir, y ordenó a Salomón su hijo, diciendo: 2Yo sigo el camino de todos en la tierra; esfuérzate, y sé hombre. 3Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas;

Para prosperar hay que hacer y emprender.

 

Es lo mismo que Dios le había dicho a Josué 400 años atrás, acerca de lo que Josué necesitaba hacer para entrar a conquistar la tierra prometida.

 

Pero cuando hablamos de conquistar las montañas del próximo año, también tenemos que hablar de los Grinch que no quieren que tu prosperes, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Los Grinch del Año Nuevo.

 

 

III         EL PRIMER GRINCH: LA DESCONFIANZA EN DIOS

 

En la historia de los doce espías que fueron a explorar la tierra prometida, hay dos los tres Grinch que te quiero advertir hoy.

 

Moisés envió a doce espías.

           

Moisés envió a espiar la tierra prometida y estuvieron adentro los espías cuarenta días, y a su regreso, esta fue la conversación que sostuvieron, por un lado, Josué y Caleb y por el otro los diez espías restantes:

 

Números 13:30-32 “30Entonces Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. 31Mas los varones que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros. 32Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla, es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. 33También vimos allí gigantes,  hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos.”

El primer Grinch que intentará robarte tu año diferente 2021 será el espíritu de temor y desconfianza. Ellos desconfiaron de lo que Dios había dicho y tuvieron temor.

Todos tenemos miedos, pero a pesar de ellos que nos vemos hacia adelante, hacia nuestros planes y propósitos.

Analiza cuáles fueron tus miedos en este 2020 y véncelos confiando en Dios para este 2021.

Así que reconoce cuáles fueron esos gigantes y ciudades fortificadas que te paralizaron de miedo y desconfianza y decide confiar en Dios para ir tras tus sueños este 2021.

 

IV         EL SEGUNDO GRINCH: CREER EN LAS PERSONAS AMARGADAS

 

El segundo Grinch es más terrible que el anterior en esa misma de los doce espías.

 

(NVI) Números 14:1-3 “1Aquella noche toda la comunidad israelita se puso a gritar y a llorar. En sus murmuraciones contra Moisés y Aarón, la comunidad decía: ¡Cómo quisiéramos haber muerto en Egipto! ¡Más nos valdría morir en este desierto! ¿Para qué nos ha traído el Señor a esta tierra? ¿Para morir atravesados por la espada, y que nuestras esposas y nuestros niños se conviertan en botín de guerra? ¿No sería mejor que volviéramos a Egipto?”

 

Lo peor de esta historia es que la gente que no entró a espiar les creyó a los diez espías. El primer Grinch son tus propios miedos y desconfianza pero este segundo Grinch son los miedos y la desconfianza de otros que tu decides creer.

 

Los diez espías echaron por tierra los sueños de conquista de millones de personas del pueblo de Dios, y eso es terrible.

 

Mucha gente vive amargada y amargando al resto de la familia y de la gente a su alrededor, porque no fue en busca de sus sueños y culpa de ello a alguien más.

 

Debes cuidarte de la gente que vive a tu alrededor que no ha logrado nada, que ha tenido miedo de ir por sus sueños, esa es la gente que más va a intentar desanimarte de ir por los tuyos.

 

La historia de Chris Gardner.

 

Hay una historia real de un hombre llamado Chris Gardner, un empresario de las finanzas que la vida le dio muchos reveses antes de poder ver realizados sueños.

 

Fue hecha película, se llamó "En busca de la felicidad”, con Will Smith y su hijo Jaden, en la que se ve a este hombre que está pasando por una fuerte crisis financiera, después lo deja su esposa, él se queda con su hijo de 5 años y pasa muchas dificultades para darle de comer y atenderlo, el invierte todos sus ahorros para dedicarse a vender maquinas portátiles de rayos x, no le va nada bien, termina viviendo en la calle, en comedores y dormitorios comunitarios. Chris Gardner era un hombre que estaba derribado por las circunstancias de su vida.

 

Y un día lleva a su hijo a jugar Básquetbol, y el niño lanza la pelota y dice: “Voy a ser todo un profesional”, y el papá le dice: “No creo que vayas a ser bueno en el básquetbol, porque yo fui un jugador promedio y tú te parecerás a mí. Eres bueno en muchas cosas, pero no en esto, así que no te quiero ver jugando día y noche”. El niño suelta el balón y va y lo guarda en una bolsa y el papá se da cuenta y entonces reacciona y le dice a su hijo una frase que se volvió icónica de la película, le dice: “No permitas que nadie te diga que no puedes hacer algo, ni si quiera yo, tu padre. Si tienes un sueño ve por él, realízalo. La gente que no ha logrado nada te dirá que tú tampoco lo lograrás.”

 

Él pudo recomponer sus palabras y no crear en su hijo una pared limitadora, pero a lo mejor tu y yo no tuvimos la misma suerte, a ti no te borraron esas palabras, gente muy cercana a ti se burlaron de tus sueños, te dijeron que no podrías, que sería inútil intentarlo, incluso tus padres o tus hermanos.

 

Ejemplos en la Biblia.

 

Pero en la Biblia hay muchas historias de hombres que siendo despreciados en sus sueños por su propia familia, decidieron seguir la voz de Dios y fueron prosperados:

 

A José sus hermanos lo odiaban. David fue despreciado por su padre y sus hermanos, pero él sabía que había sido ungido para ser rey de Israel y eso iba a ser.

 

Nuestro Señor Jesús fue despreciado por sus propios hermanos.

 

(NVI) Juan 7:5-6 " Lo cierto es que ni siquiera sus hermanos creían en él. Por eso Jesús les dijo: —Para ustedes cualquier tiempo es bueno, pero el tiempo mío aún no ha llegado."

 

Los hermanos de nuestro Señor Jesús no creían en él, pero Jesús nunca se desanimó. Que alguien no crea en tus sueños no debe ser motivo para desanimarte.

 

Si no tienes planes todo te da igual.

 

Pero aquí hay una gran enseñanza, Jesús les dice: “para ustedes cualquier tiempo es bueno, pero yo sé que el mío aún no ha llegado”. Jesús les está diciendo: “Ustedes no tienen visión, ni planes, ni propósitos y por eso les da igual hacer o no hacer, pero yo sí y sé que todavía no es tiempo de aparecer”.

 

Si no haces planes, si no tienes una visión de lo que Dios quiere de ti, te dará igual tomar un camino u otro, o tomarlo, como le pasó a Alicia en el país de las maravillas. Hay una escena donde ella llega a una bifurcación y se detiene uno sabe cual camino tomar, y se le aparece el gato y le pregunta: ¿que te pasa? Y ella contesta: Es que no sé cuál camino tomar. ¿A donde quieres ir? — le pregunta el gato. A donde sea — contesta Alicia. Ah, pues entonces toma cualquier camino — termina diciendo el gato.

 

Y así es, si no tienes una visión de Dios para tu vida, te dará lo mismo hacer cualquier cosa, ir, no ir, quedarte aplastado en el sofá o caminar hacia cualquier dirección.

 

Por eso es bueno que tengas una visión de Dios para tu vida, y hagas un plan para andar en ella y alcanzar los propósitos de Dios en ti y en tus generaciones.

 

 

V          EL TERCER GRINCH: HACERLE CASO A LOS OBSTÁCULOS

 

 El tercer Grinch que quiere robarse tu conquista del próximo año se llama: “Obstáculos”.

 

Cuando la vida nos presenta situaciones difíciles que se vuelven grandes obstáculos, la mayoría de la gente decide abandonar sus sueños, la falta de dinero, el divorcio de sus padres o el suyo propio, el abandono de uno de sus padres, o de ambos, una enfermedad, el hijo que se fue de la casa, un examen de admisión reprobado, materias difíciles, etc.

 

Pero te voy a decir algo: Tu mayor obstáculo es tu mejor promotor hacia la conquista de tus sueños.

 

Goliat fue el mayor obstáculo de David, pero en las manos de Dios se convirtió en el mejor promotor de David.

 

1ª Samuel 18:6-7 “6Aconteció que cuando volvían ellos, cuando David volvió de matar al filisteo, salieron las mujeres de todas las ciudades de Israel cantando y danzando, para recibir al rey Saúl, con panderos, con cánticos de alegría y con instrumentos de música. 7Y cantaban las mujeres que danzaban, y decían: Saúl hirió a sus miles, Y David a sus diez miles.”

 

Tienes lo que necesitas.

 

David venció a Goliat con lo que traía puesto, y lo que traía puesto era mucho menos equipo del que usaba un soldado raso del ejército de Israel, una honda y 5 piedras lisas de río.

 

Déjame decirte que has sido equipado con todo para vencer tus dificultades, tus obstáculos y conquistar tus sueños o mejor dicho los sueños de Dios en ti.

 

Moisés estaba bien equipado.

 

Éxodo 4:1-5 “1Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová. 2Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara. 3El le dijo: Echala en tierra. Y él la echó en tierra, y se hizo una culebra; y Moisés huía de ella. 4Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano, y tómala por la cola. Y él extendió su mano, y la tomó, y se volvió vara en su mano. 5Por esto creerán que se te ha aparecido Jehová, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob.”

 

Moisés era tartamudo y pensaba que solo tenía una vara, pero Dios pensaba que estaba totalmente equipado para sus propósitos. David tenía solo una simple honda y piedra, pero Dios le hizo saber que ese equipo era suficiente.

 

Lo que Dios te dio es suficiente para superar tus obstáculos y conquistar tus sueños. O ¿A caso crees que Dios sembró en ti sus planes a través de tus sueños, pero se le olvidó equiparte para lograrlos? Claro que no.

 

(NVI) Filipenses 1:6 “Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús.”

 

Convénzase, igual que el apóstol Pablo, de que lo que Dios comenzó en usted, lo va a terminar.

 

El poder que derrotó a Goliat, es el mismo que levantó a Nuestro Señor Jesucristo de entre los muertos y es el mismo que vive en ti y que te va a levantar hasta donde te atrevas a confiar en Él.

 

 

VI         EN LOS TIEMPOS MÁS DIFÍCILES SIGUE ADELANTE

 

Hay tiempos muy difíciles en que tu vida se llena de dificultades que te quieren apartar de la conquista de tus sueños, pero tienes que recordar todo el tiempo que lo que son tus mayores pruebas serán tus mayores promotores.

 

Toda dificultad es en si una prueba. Recuerda que la vida es como una escuela, con la diferencia que en la escuela primero te enseñan la lección y después te hacen la prueba y en la vida, Dios primero te da la prueba y después te enseña la lección.

 

Inspírate en el Salmo 3.

 

Cuando estés atravesando por un valle de muchas dificultades, ora y declara el salmo 3.

 

Salmo 3:1-2 “1 ¡Oh Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios! Muchos son los que se levantan contra mí. 2 Muchos son los que dicen de mí: No hay para él salvación en Dios. Selah”

 

Este salmo lo escribió David cuando su hijo Absalón lo perseguía para quitarlo del trono. Mire que se levante contra ti tu vecino o tu jefe en el trabajo, es una cosa, pero cuando son los de tu casa, especialmente tu esposo, o esposa, o un hijo y te quiere matar para quitarte el trono ese es otro nivel de dificultad, por eso David escribe: ¡ Oh, Dios, cuanto se han multiplicado mis adversarios!

 

Pero en el verso tres está la respuesta a tus mayores dificultades:

 

Salmo 3:3 “ 3 Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.”

 

 

VII        MINISTRACIÓN

 

No dejes que los Grinch del Año Nuevo te impidan soñar, planear e ir tras tus sueños y anhelos. Una pandemia no es para que canceles tus sueños, es para que uses ese tiempo y te prepares mejor, para que espíes la tierra.

 

Son esos 40 días que Dios te da para que mires todo lo que él quiere hacer contigo y te comprometas a creerle a él y no a creer en la circunstancia y menos en las personas que no fueron por sus sueños, aunque sean personas que te amen, como Chris Gardner amaba a su hijo.

 

Una de las muchas cosas positivas que tiene esta pandemia, es que nos dimos cuenta que nuestros planes se pueden cancelar o destruir pero no los planes de Dios. El evangelio no se detuvo, muchas personas aceptaron a Cristo este año, las iglesias nos multiplicamos en gente y en maneras de llegar a ella.

 

Que nadie te diga que no puedes, protege tus sueños y ve y realízalos en el nombre de Jesús, estoy seguro que esto sale del corazón de Dios y de este servidor que te habla. Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved