Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada conocimos cinco de las maravillas que implica vivir en la presencia de Dios.
Entendimos que en su presencia seremos muy bendecidos, viviremos confiados y en paz, sabremos que Él pelea nuestras más duras y cruentas batallas, además que las gana y, por último, descubrimos la maravilla de que todo le pertenece a Él, nuestra vida es suya, nuestro cuerpo es suyo, nuestros talentos son suyos, nuestros planes son de él, nuestra familia él nos la Dios, las riquezas que tengamos, muchas o pocas, él nos ha dado la oportunidad de tenerlas, todo es de Él. haciéndonos entender que somos una gran pieza en el tablero de Dios. Que no somos el actor principal de nuestra vida, es Cristo, pero sí una gran pieza en su rompecabezas y eso nos quita todo afán o estés de "tener" que dar tal o cual resultado. Nos esforzaremos aún más que si fuera nuestra vida, pero sin afán.
II          INTRODUCCIÓN
 
Es verdaderamente maravilloso cuando aprendes a realmente vivir en su presencia y no que sea solo un concepto de iglesia, pero hoy quiero hablarte de lo sublime que es vivir en su presencia.
 
Maravilloso según el diccionario significa: Extraordinario, asombroso, excelente, Inexplicable, que no obedece a las leyes naturales, eso es vivir las maravillas de Dios, pero sublime dice el diccionario que es algo aún más excelente, más admirable, lo más elevado en su género.
 
Así que hoy te presentaré lo que yo considero que es lo mejor de lo mejor de vivir en su presencia, lo más elevado de vivir en su presencia, lo más excelente, lo más admirable de vivir en su presencia, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Lo sublime de vivir en su presencia.
 
 
III         LA PUERTA PARA ENTRAR A VIVIR EN SU PRESENCIA
 
La vida en la presencia de Dios comienza cuando aceptas a Cristo como tu Señor y Salvador. Cuando crees que Jesús murió para perdonar tus pecados en la cruz, y resucitó para darte vida eterna. Cuando tú crees esto de corazón y eres capaz de confesarlo con tu boca, tu recibes la promesa que al morir recibirás la resurrección y al mismo instante estarás gozándote en la presencia física de Dios.
 
Esto mis amados es la salvación, pero la salvación no significa vivir en la presencia de Dios, la salvación te abre la puerta a una vida en la presencia de Dios, pero tus pensamientos, decisiones y acciones son las que te permiten vivir o no en su presencia durante tu paso por este planeta.
 
 
IV         TE BORRA TODA EVIDENCIA DE TUS ERRORES
 
Ahora, después de arrepentirte de tu pecado y recibir a Cristo, tienes que entender que volverás a pecar, no podemos pensar que seremos perfectos, no hay tal en Cristo, en Cristo todos somos pecadores rescatados, redimidos, pero pecadores que sabemos que necesitamos de él:
           
1 Juan 1:8-108Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 10Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.”
Somos pecadores, pero cuando pecamos y nos arrepentimos él nos limpia de toda maldad.
Pero quiero que entendamos el grado de limpieza que hace Jesús cada que pecamos y nos arrepentimos y le pedimos perdón a Dios.
Para entenderlo, veamos al rey David, quien nos ha dirigido en este viaje de cómo vivir en su presencia. Cuando fue descubierto su pecado, él se arrepintió y de las palabras que dijo, que se ganó por ello el título de “un hombre conforme al corazón de Dios”, de esas mismas palabras encontremos lo sublime de su limpieza en nosotros.
Salmo 51:6-76 He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo, Y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.7 Purifícame con hisopo, y seré limpio Lávame, y seré más blanco que la nieve.”
David le dice a Dios purifícame con hisopo y seré limpio. El hisopo no es un cotonete de nuestros días, que se usa para limpiarse los oídos u otras partes pequeñas de nosotros, el hisopo era una planta que se podía flexionar haciéndola como un ramillete o especie de estopa con el que se rociaron los dinteles de las puertas de las casas de los hebreos con la sangre del cordero pascual al paso de la muerte de los primogénitos en Egipto, eso es lo que está pidiendo David, purifícame con la sangre del Cordero que es Cristo.
Cuando tú te arrepientes y pides perdón, estás pidiendo sobre ti la sangre limpiadora de Jesús en la cruz y lo sublime, no es que te limpia, sino que pone un corazón nuevo, borrando la evidencia de tu pecado.
Salmo 51:10-1110 Crea en mí, oh, Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.11No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu.”
Tu corazón no es limpiado, como tú conoces que algo que se ensucia se limpia, tu corazón es cambiado en uno nuevo, David le dice a Dios: Crea en mi un corazón limpio, créalo, Dios es creador, él puede crear un corazón nuevo cada que te equivocas.
Sin la cruda de la culpa.
Crear es mejor que limpiar, porque limpiar significa que es el mismo, pero limpio, pero crear es que te limpia de tal manera que te da uno nuevo, uno que no tiene pecados pasados, uno que no tiene ni siquiera “la cruda” de la culpa, pero en lo natural ahí está tu pasado, pero en lo espiritual, Dios borró tu pasado de malas decisiones y desde ahí te puedes levantar y empezar una vida realmente nueva o continuar tu vida donde te quedaste, pero con un nuevo corazón.
 
La oreja de Malco.
Lucas 22:50-5150Y uno de ellos hirió a un siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. 51Entonces respondiendo Jesús, dijo: Basta ya; dejad. Y tocando su oreja, le sanó.
Usted conoce la historia, se hizo una turba de judíos y soldados romanos para apresar a Jesús, cuando Pedro sacó su espada, e hirió a uno llamado Malco, los nombres de Pedro y Malco los da Juan, pero Lucas hace énfasis en que Jesús le sanó la oreja.
La oreja de Malco quedó como estaba antes de la herida, Jesús no dejó la oreja de Malco semi colgando o con una cicatriz más fea que la propia oreja, como para que Malco se acordara de su error, no, Jesús la restauró como si nada hubiera pasado, así hace Jesús cada vez que tu vuelves al Padre y pides perdón por tus errores o malas conductas, cualquiera que estas sean. 
El problema de la culpa.
Esto es sublime, porque el problema de muchos cristianos es que se saben perdonados, pero siguen cargando la culpa o el peso del error o de la circunstancia que les tocó vivir y todo esto es como la cicatriz de la herida.
Mucha gente por vivir en culpa no rehace su vida, no se levanta o comete más errores que el que ocasionó con la herida, por ejemplo: Una joven que se embarazó sin estar casada, y ahora se siente culpable de no poderle dar a su hijo un hogar completo, ahora por la culpa va a “compensar” eso y no podrá educar bien a su hijo, porque por el peso de la culpa estará queriendo compensar lo que en algún momento pudo haber sido un error pero ya Dios lo borró con la sangre de Jesús, pero ella no lo sabe o no lo cree ciertamente.
Un hombre que no pudo proveer a su familia en todos los sentidos, económico, emocional, liderazgo, etc. y llegó el divorció, vive con la culpa de eso y ahora ya no cree ni en el mismo, no se siente digno de educar a sus hijos porque él falló, no puede intentar una reconquista porque, aunque se sabe perdonado, la cicatriz que le dejó su pasado no lo deja, no piensa en volver a intentarlo porque la herida, según él, ahí sigue.
Un niño o una niña abusada, vive con la culpa de esa herida, ella no cometió pecado, pero de igual manera, la sangre de Jesús la ha limpiado, pero ese niño crece y sigue cargando “esa culpa por su pasado” y no se siente “limpio o limpia” para poder hacer una vida junto a un hombre o una mujer que lo ame de verdad. Fue engañada en el amor y entonces, nunca más creerá que puede haber alguien que la ame de verdad, porque su pasado la persigue.
Cuando lo que Dios me dice que te diga es que cuando él te limpia con la sangre de Jesús, tu corazón se hace nuevo, para que sigas y no te detengas o para que inicies una nueva vida. Esto es sublime, ¿no cree? Esto es mejor que todas las maravillas, porque una persona en culpa o viviendo de los errores o crisis del pasado, nunca podrá recibir las bendiciones de vivir en su presencia, porque estará no creyendo en la sangre de Jesús.
 
V          TE HACE VIVIR EN EL GOZO
Y lo segundo sublime de vivir en su presencia que te quiero mostrar es:
Salmo 51:10-1210 Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí. 11 No me eches de delante de ti, Y no quites de mí tu santo Espíritu. 12 Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustente.”
Vivir en el gozo solo de saberte perdonado, con un corazón nuevo, vivir en el gozo es vivir en una alegría permanente sin necesidad de que algo espectacular pase a tu alrededor, porque para el que vive en gozo espectacular es despertar, vive en el gozo por que salió el sol, por el calor, por el frío, por tus hijos, por tus padres, por tus amigos, el gozo por tu iglesia.
Lo sublime de vivir en su presencia, es que vivirás en una alegría permanente de saber que Él cuida de ti, tiene planes preciosos para ti, te abre las puertas que se tienen que abrir y se cierran las puertas que se tienen que cerrar y de igual manera que vivir con un corazón nuevo cada día, el gozo se vuelve la materia prima de lo que están hechas las maravillas de Dios.
Romanos 8:11Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
 
VI         ENTRANDO DE NUEVO A VIVIR EN SU PRESENCIA
Al inicio del salmo 51 dice como parte del texto original, a quien va dirigido este Salmo, y dice: Al músico principal. Salmo de David, cuando después que se llegó a Betsabé, vino a él Natán el profeta. David pecó grandemente y fue descubierto lo el profeta Natán, y en lugar de caer en depresión y culpa, él le prepara un canto, una adoración, acerca de lo sublime de vivir en su presencia: Créame un corazón nuevo y limpio y devuélveme el vivir lleno de gozo por tu salvación.
El camino de regreso a lo sublime de Dios cuando te equivoques es adorarlo, adóralo en tu intimidad, cántale y en poco tiempo te sabrás con un corazón ten limpio que es como nuevo y lleno del gozo de la vida.
 
VII        MINISTRACIÓN
Hoy comienza una era de Obed Edom en su presencia.
Hoy queremos invocar su presencia y él prometió darte una experiencia real de su presencia en los tres conceptos que vimos hoy: Arrepentimiento y perdón, saber que te ha hecho un corazón nuevo sin cicatrices y experimentar el gozo de vivir en su presencia.
Puedes experimentar una o todas hoy, así que dispón tu corazón porque él ha prometido manifestarse hoy de una manera sobrenatural sobre ti y transformar tu vida para llevarla al siguiente nivel.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved