Predicaciones

I           MENSAJE CENTRAL

La semana pasada descubrimos el propósito de nuestro Señor Jesús en la tierra, y en una frase el vino para proclamar el tiempo de la buena voluntad de Dios sobre sus hijos.

Así que hoy Dios quiere enseñarnos cuál es el propósito del Espíritu Santo en la tierra.

           

Etiquetas:

II          INTRODUCCIÓN

Hace dos semanas pudimos ver a Abraham e Isaac como una figura del Padre y del Hijo, y también pudimos ver al sirviente que administraba todo en la casa de Abraham y a Rebeca siendo una figura del Espíritu Santo y de la iglesia bajo la gracia

La historia la puede encontrar en el Génesis 24:1-67.

Vamos a leer de nuevo el resumen para no perder detalle y usted lo lee completo después:

(RVR60) Génesis 24:1-67 (Varios) “1Era Abraham ya viejo, y bien avanzado en años; y Jehová había bendecido a Abraham en todo. 2Y dijo Abraham a un criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo, 3y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito; 4sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac. 10Y el criado tomó diez camellos de los camellos de su señor, y se fue, tomando toda clase de regalos escogidos de su señor; y puesto en camino, llegó a Mesopotamia, a la ciudad de Nacor (hermano de Abraham). 15Y aconteció que antes que él acabase de hablar, he aquí Rebeca, que había nacido a Betuel, hijo de Milca mujer de Nacor hermano de Abraham, la cual salía con su cántaro sobre su hombro. 16Y la doncella era de aspecto muy hermoso, virgen, a la que varón no había conocido; la cual descendió a la fuente, y llenó su cántaro, y se volvía. (el sirviente le hizo saber a Rebeca que ella era la escogida) 50Entonces Labán (hermano de Rebeca) y Betuel (su padre) respondieron y dijeron: De Jehová ha salido esto; no podemos hablarte malo ni bueno. 58Y llamaron a Rebeca, y le dijeron: ¿Irás tú con este varón? Y ella respondió: Sí, iré. 59Entonces dejaron ir a Rebeca su hermana, y a su nodriza, y al criado de Abraham y a sus hombres. 63Y había salido Isaac a meditar al campo, a la hora de la tarde; y alzando sus ojos miró, y he aquí los camellos que venían. 64Rebeca también alzó sus ojos, y vio a Isaac, y descendió del camello; 65porque había preguntado al criado: ¿Quién es este varón que viene por el campo hacia nosotros? Y el criado había respondido: Este es mi señor. Ella entonces tomó el velo, y se cubrió. 66Entonces el criado contó a Isaac todo lo que había hecho. 67Y la trajo Isaac a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer, y la amó; y se consoló Isaac después de la muerte de su madre.”

El mensaje pasado nos enfocamos en Rebeca, ahora quiero que nos enfoquemos en el sirviente.

Algo muy interesante de esta historia, es que es una tipología de la relación de la iglesia con su Señor Jesús, donde la iglesia no viene por sí misma a encontrarse con Jesús, sino que es el Espíritu Santo quien viene a buscarla, a prepararla y a guiarla para llevarla al encuentro con su Señor Jesús, cómo lo hizo el sirviente con Rebeca al llevarla hacia Isaac. ¿Puede verlo ahora?

Por eso dice la Escritura:

(NTV) Juan 16:13-15 “13 Cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad. Él no hablará por su propia cuenta, sino que les dirá lo que ha oído y les contará lo que sucederá en el futuro. 14 Me glorificará porque les contará todo lo que reciba de mí. 15 Todo lo que pertenece al Padre es mío; por eso dije: El Espíritu les dirá todo lo que reciba de mí.”

El Espíritu Santo tiene un multipropósito aquí en la tierra, pero estos podrían ser los dos principales propósitos de Él para llenarnos a nosotros con su presencia: 1) Para guiarnos a toda la verdad y 2) para que hablemos de Jesús.

De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO. Sus dos propósitos bajo la gracia.

 

III      RECIBIENDO AL ESPÍRITU SANTO

Antes de hablar de esos dos propósitos, vamos a la Biblia para ver cómo se recibe al Espíritu Santo bajo la Gracia.

(NTV) Gálatas 3:1-2 y 5 “1¡Ay gálatas tontos! ¿Quién los ha hechizado? Pues el significado de la muerte de Jesucristo se les explicó con tanta claridad como si lo hubieran visto morir en la cruz. Déjenme hacerles una pregunta: ¿recibieron al Espíritu Santo por obedecer la ley de Moisés? ¡Claro que no! Recibieron al Espíritu porque creyeron el mensaje que escucharon acerca de Cristo (o sea, de la gracia). Vuelvo a preguntarles: ¿acaso Dios les da al Espíritu Santo y hace milagros entre ustedes porque obedecen la ley? ¡Por supuesto que no! Es porque creen el mensaje que oyeron acerca de Cristo (acerca de la gracia).”

Entonces, la manera de recibir al Espíritu Santo es creyendo en el mensaje de la gracia de nuestro Señor Jesús.

Es cierto que la Escritura dice que Dios le da el Espíritu Santo al que se lo pida:

(RVR60) Lucas 11:13 “13Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”

Uniendo estas dos enseñanzas, diríamos que sí, que Dios le da el Espíritu Santo a todo el que se lo pida y crea en el mensaje acerca de la gracia de Cristo.

¿Cómo hacer que otros reciban a Jesús?

Como Rebeca, ella oyó hablar de Isaac y recibió sus regalos primero, y después dijo: “sí, te sigo”.

Primero va la gracia por delante, primero Jesús da sus regalos y después la iglesia lo quiere seguir.

No podemos predicarle a la gente a Cristo, diciéndoles que él los castigará si no lo siguen, o que si no se arrepienten se irán al infierno, no, o que primero deben dejar de hacer “eso que a él no le gusta” para poder venir a Cristo, no, Jesús nunca buscó a su iglesia así, primero les habló de las maravillas del reino, primero les dio sus regalos (la salvación, la sanidad, la paz, etc.)y cuando la gente oyó el mensaje de la gracia, después de que estaba cansada de escuchar el mensaje condenatorio de la ley, aceptó seguirlo, igual que Rebeca.

Rebeca vivía bajo un régimen donde el hombre ordenaba y la mujer obedecía ciegamente.

Algo que le sorprendió a Rebeca es que el sirviente nunca le dijo que ella tenía que hacer algo especial si aceptaba, ella estaba recibiendo toda clase de regalos, brazaletes, anillos, aretes, de plata y oro, sin pedirle nada a cambio.

Rebeca recibió la gracia y decidió seguir a Isaac.

Cuando tú recibes sus regalos, la salvación, la sanidad, ser libre de maldiciones y de toda opresión, sin pedirte nada a cambio, claro que te enamoras de ese Señor.

           

IV         LLENOS PARA SER GUIADOS

(NTV) Gálatas 5:16(a) “16 Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida.”

Este es uno de sus dos principales propósitos del Espíritu Santo sobre la tierra: Guiarnos en todo, No solo en el ministerio o en la iglesia local, sino en todas las áreas de nuestra vida. 

Cuando dice que Él viene a guiarnos a toda la verdad, está hablando de guiarnos a Jesús, como lo vimos con Rebeca, y esto es congruente con lo que hemos enseñado, pues Jesús quiere estar en toda tu vida, por eso aquí dice que dejemos que el Espíritu Santo nos guíe en todas las áreas de nuestra vida.

Vencer a la carne pecaminosa.

Uno de los beneficios de dejar que el Espíritu Santo nos guíe, es ayudarnos a vencer nuestra naturaleza pecaminosa.

Si bien es cierto, nuestros pecados están todos perdonados, eso no quiere decir, que a Dios le agrade que estemos sucumbiendo ante nuestra carne pecaminosa, no, él nos quiere en victoria permanente y que la santidad que Cristo nos da por su gracia se manifieste cada día en nuestras vidas.

Pablo sigue enseñándole a los Gálatas:

(NTV) Gálatas 5:16-18 “16 Por eso les digo: dejen que el Espíritu Santo los guíe en la vida. Entonces no se dejarán llevar por los impulsos de la naturaleza pecaminosa (su carne). 17 La naturaleza pecaminosa desea hacer el mal, que es precisamente lo contrario de lo que quiere el Espíritu. Y el Espíritu nos da deseos (al espíritu) que se oponen a lo que desea la naturaleza pecaminosa. Estas dos fuerzas luchan constantemente entre sí, entonces ustedes (o sea, su alma) no son libres para llevar a cabo sus buenas intenciones, 18 pero cuando el Espíritu los guía, ya no están obligados a cumplir la ley de Moisés.”

Ojo aquí a dos cosas:

1) ¡Wow! Aquí está diciendo que es vivir bajo la ley de las obras (buenas y malas) que nuestra carne pecaminosa se fortalece para no dejarnos llevar a cabo las buenas intenciones de nuestro espíritu.

La ley de Moisés es lo que le da poder al pecado.

(RVR60) 1ª Corintios 15:56-57 “56ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo (o sea, por medio de la gracia).”

2) También dice que nuestra alma no puede hacer lo que quiere, porque la carne, que es nuestra naturaleza pecaminosa, nos ordena hacer otras cosas, pero dice que la solución para vencer a nuestra naturaleza pecaminosa es que nos dejemos guiar por el Espíritu Santo en todo.

Su guía bajo la Gracia.

Dice que él nos guía, no dice que hagamos nuestro esfuerzo para seguirlo, se trata de creer con todo nuestro corazón que el Espíritu Santo YA NOS GUÍA, por la obra de amor de nuestro Señor Jesucristo en la cruz.

Si dejamos de creer que son nuestros esfuerzos por seguirlo a Él, su guía incondicional nos hará vencer todo aquello que nuestra carne nos esté provocando.

Entonces dejemos que el Espíritu Santo nos conduzca a dejar esa adicción, ese hábito oculto, ese pecado, ese chisme, ese juicio, o cualquiera de los ejemplos que dice:

(NTV) Gálatas 19-20(a) “19 Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales20 idolatría, hechicería, hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia, borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos.

No dice que hagamos nosotros todo el esfuerzo para no hacer las obras de la carne sino las del Espíritu Santo, no.

Así lo hemos leído por años y por eso es muy común que fallemos en el intento, porque le estamos pidiendo a la carne que, basado en la ley de Moisés, haga el esfuerzo de no seguir los deseos de ella misma, y eso no es lo que dice este versículo, sino que para vencer a la carne y sus deseos pecaminosos nos dejemos guiar por el Espíritu Santo.

Él es el responsable de guiarnos, no nosotros de seguirlo.

Un guía, dice el diccionario, es la persona que conduce a otra por el camino que ha de seguir.

Él nos guía, no nosotros a él, no tenemos nosotros que hacer un esfuerzo para comportarnos como Él quiere, sino más bien, creer que Él es quien nos guía y no nosotros a nosotros mismos.

(NTV) Romanos 8:14 “14 Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos (maduros) de Dios.”

En el original griego dice: Huios, que significa hijo maduro, recuerde que la Gracia es para hijos maduros.

No dice que tenemos que aprender a ser guiados, dice que sí somos hijos de Dios ya somos guiados por el Espíritu Santo, se refiere a los hijos maduros, y los hijos maduros son los que estamos en la gracia.

BONUS 1: Quitando el obstáculo de la culpa.

Cuidemos que nuestros pecados y errores no nos hagan vivir con sentimientos de culpa, porque eso estorba la guía del Espíritu Santo.

(NTV) Hebreos 10:2-3 “12 Si los sacrificios hubieran podido limpiar por completo, entonces habrían dejado de ofrecerlos, porque los adoradores se habrían purificado una sola vez y para siempre, y habrían desaparecido los sentimientos de culpa. Pero en realidad, esos sacrificios les recordaban sus pecados año tras año.”

Uno de los problemas de mantener una mentalidad bajo la ley es que nuestros pecados nos hacen vivir en un sentimiento de culpa, y eso nos mantiene bajo la ley, haciéndose el mayor obstáculo para poder ser guiados por el Espíritu Santo.

Para poder ser guiados, verdaderamente, por el Espíritu Santo, se hace necesario no vivir bajo la ley del pecado, y la culpabilidad te hace creer que vives bajo la ley y se vuelve un estorbo para fluir en el Espíritu.

BONUS 2: La gracia atrae sus milagros.

(NTV) Gálatas 3:5 “Vuelvo a preguntarles: ¿acaso Dios les da al Espíritu Santo y hace milagros entre ustedes porque obedecen la ley? ¡Por supuesto que no! Es porque creen el mensaje que oyeron acerca de Cristo.”

Al fluir en el Espíritu Santo bajo su gracia veremos milagros:

Los dos primeros milagros que hizo Jesús fueron, el primero: que convirtió el agua en vino, rompiendo las leyes del tiempo, porque un buen vino tarda de 5 a 7 años en cultivarse y los buenos de 30 hasta 50 años para añejarse.

Jesús puede alterar el curso del tiempo y hacer ese milagro que hay en tu corazón.   

(NTV) Juan 4:49-51 “49 —Señor, por favor—suplicó el funcionario—, ven ahora mismo, antes de que mi hijito se muera. 50 Entonces Jesús le dijo: —Vuelve a tu casa. ¡Tu hijo vivirá! Y el hombre creyó lo que Jesús le dijo y emprendió el regreso a su casa. 51 Mientras el funcionario iba en camino, algunos de sus sirvientes salieron a su encuentro con la noticia de que su hijo estaba vivo y sano.”

Jesús hizo su segundo milagro en el mismo lugar del primero: Caná de Galilea, rompiendo las leyes del espacio, él no estaba cerca del muchacho y fue sano.

Estos dos primeros milagros los hizo Jesús para hacernos saber que él es el Señor del tiempo y el espacio, y él puede hacer tu milagro o hacer maravillas en tu vida sin importar las leyes físicas del tiempo y del espacio.

 

V          LLENOS PARA HABLAR DE JESÚS

El segundo propósito de ser llenos del Espíritu Santo es: Para hablar de Jesús.

Vamos a ver el momento del Pentecostés:

(NTV) Hechos 2:1-4, 11b, 14 y 36 “ El día de Pentecostés, todos los creyentes estaban reunidos en un mismo lugar. De repente, se oyó un ruido desde el cielo parecido al estruendo de un viento fuerte e impetuoso que llenó la casa donde estaban sentados. Luego, algo parecido a unas llamas o lenguas de fuego aparecieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Y todos los presentes fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otros idiomas, conforme el Espíritu Santo les daba esa capacidad.11…¡Y todos oímos a esta gente hablar en nuestro propio idioma acerca de las cosas maravillosas que Dios ha hecho! 14 Entonces Pedro dio un paso adelante junto con los otros once apóstoles y gritó a la multitud: «¡Escuchen con atención, todos ustedes, compatriotas judíos y residentes de Jerusalén! No se equivoquen. 36 Por lo tanto, que todos en Israel sepan sin lugar a dudas, que a este Jesús, a quien ustedes crucificaron, ¡Dios lo ha hecho tanto Señor como Mesías!.

Una vez llenos del Espíritu Santo, los 120 discípulos y en especial Pedro lo que hicieron fue hablar de Jesús, presentarles a Jesús como Señor y Salvador, eso significa Mesías: el salvador.

Aquí cumplieron lo que Jesús les prometió acerca de la llegada del Espíritu Santo:

(NTV) Hechos 1:8 “pero recibirán poder cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes; y serán mis testigos, y le hablarán a la gente acerca de mí en todas partes: en Jerusalén, por toda Judea, en Samaria y hasta los lugares más lejanos de la tierra.”

El propósito de que el Espíritu Santo nos llene con su presencia no es temblar o hacernos sentir bien, es hablar de Jesús.

Como vimos al inicio del mensaje, ni siquiera es hablar de lo que Él está haciendo, sino hablar de lo que Jesús hizo.

No digo que esté mal hablar de lo que el Espíritu está haciendo o que esté mal temblar o caerse, eso se lo dejo a cada quien, pero lo que estoy diciendo es que el Espíritu Santo quiere llenarte de su presencia para que puedas ver a Jesús en todo lo que haces y puedas hablar de Jesús en todo tiempo.

Vivir bajo el evangelio de la gracia hace que en todos los mensajes estemos hablando de Jesús y cuando una iglesia está hablando de Jesús, esa es una iglesia que está siendo llena de la presencia del Espíritu Santo.

La iglesia evangélica pentecostal ha querido hacer creer que el Espíritu Santo vino a la tierra para que sólo algunos la administren y otros dependan de que se las den a cuentagotas, y la manifestación sea temblores, caerse, y llenarse de gozo o hablar en lenguas.

No puedo decir que eso que pasa y, que nos pasó como iglesia, no venga de Dios, pero lo que la gracia nos ha mostrado, es que ese no es el propósito del Espíritu Santo, sus propósitos más importantes son el de ser nuestra guía de vida y que hablemos de Jesús en todo tiempo.

Y el resultado de creer que somos llenos del Espíritu Santo y que somos guiados por él, es que podamos hablar de él en cualquier ocasión que el mismo Espíritu Santo te diga o te guíe y te sientas siempre, como dice Gálatas 5:22

(RVR60) Gálatas 5:2222 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

El primer fruto es en ti, te sentirás lleno de amor, lleno de gozo, de paz, de paciencia, de bondad y benignidad por los demás, lleno de fe, de mansedumbre y de templanza y desde ahí tus frutos serán los mismos para con la gente al fluir en el Espíritu Santo.

Pero debes creer que él Ya te guía y es su función dar esos frutos en ti, solo cree y cómo dijo Jesús: Te aseguro que verás la gloria de Dios.                   

 

VII        MINISTRACIÓN

Así que con este entendimiento vamos a pedirle al Espíritu Santo que nos llene con su presencia y que hoy creemos que él nos guía en todas las áreas de nuestra vida y nos hace hablar de Jesús a la gente cuando así nos lo pide él mismo.

Amén.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos