Predicaciones

 I           MENSAJE CENTRAL

Desde hace cinco meses Dios nos ha dado estrategias para conquistar esa montaña prometida para nosotros y nuestras generaciones.

Hoy Dios nos va a enseñar en su palabra, la más grande y poderosa estrategia para asegurarnos que conquistemos esa montaña prometida.      

 

Etiquetas:

II          INTRODUCCIÓN

Usted debe saber que el Monte Everest es la montaña más alta del planeta, mide 8,848 mt. de altura sobre el nivel del mar.

Esta montaña es para los escaladores profesionales el más grande reto de sus vidas, por eso, todos los años suben a ella más de 800 personas, de las cuales, sólo un 30% llega a la cima.

Es la montaña que más muertes registra por las dificultades de su ascenso, el aire se hace difícil de respirar a esa altura.

Pero en la Biblia se registra una montaña más difícil de subir que el Everest, y es el monte Moriah.

Vamos a la Biblia:

(NVI) Génesis 22:1-2 “1Pasado cierto tiempo, Dios puso a prueba a Abraham y le dijo: —¡Abraham! —Aquí estoy —respondió. Y Dios le ordenó: —Toma a tu hijo, el único que tienes y al que tanto amas, y ve a la región de Moria. Una vez allí, ofrécelo como holocausto en el monte que yo te indicaré.”

El monte Moriah fue un monte más difícil de subir que el Everest, aunque sólo mide 743 m. de altura sobre el nivel del mar, pero imagínese lo difícil de subir esos 743 mt. para Abraham sabiendo que en poco tiempo, el hijo al que él ama, Isaac, no sólo va a morir, él lo tiene que matar para ofrecerlo en sacrificio por fe a Dios.

De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: LA MONTAÑA MÁS ALTA. La historia de nuestras futuras conquistas.

 

III         EL SACRIFICIO DE ISAAC

Ya nos hemos encontrado con Jesús en otros mensajes, a través de la vida de José, y después, a través de la historia de Ester, ahora vamos a encontrarnos con Jesús en la historia del sacrificio de Isaac.

Sigamos leyendo la historia del sacrificio de Isaac.

(NVI) Génesis 22:3-13 y 19 “ Abraham se levantó de madrugada y ensilló su asno. También cortó leña para el holocausto y, junto con dos de sus criados y su hijo Isaac, se encaminó hacia el lugar que Dios le había indicado. Al tercer día, Abraham alzó los ojos y a lo lejos vio el lugar. Entonces le dijo a sus criados: —Quédense aquí con el asno. El muchacho y yo seguiremos adelante para adorar a Dios, y luego regresaremos junto a ustedes. Abraham tomó la leña del holocausto y la puso sobre Isaac, su hijo; él, por su parte, cargó con el fuego y el cuchillo. Y los dos siguieron caminando juntos. Isaac le dijo a Abraham: —¡Padre! —Dime, hijo mío. —Aquí tenemos el fuego y la leña —continuó Isaac—; pero, ¿dónde está el cordero para el holocausto? —El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios —le respondió Abraham. Y siguieron caminando juntos. Cuando llegaron al lugar señalado por Dios, Abraham construyó un altar y preparó la leña. Después ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña. 10 Entonces tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo, 11 pero en ese momento el ángel del Señor le gritó desde el cielo: —¡Abraham! ¡Abraham! —Aquí estoy —respondió. 12 —No pongas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas ningún daño —le dijo el ángel—. Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo.13 Abraham alzó la vista y, en un matorral, vio un carnero enredado por los cuernos. Fue entonces, tomó el carnero y lo ofreció como holocausto, en lugar de su hijo. 19 Abraham regresó al lugar donde estaban sus criados, y juntos partieron hacia Berseba, donde Abraham se quedó a vivir.”

Usted ya está entrenado para encontrarse con Jesús en el Antiguo Testamento.

Esta historia ¿A qué historia se parece? Un Padre entregando en sacrificio a su único Hijo, al Hijo que ama, ¡Exacto! Esta historia es figura de lo que habría de pasar entre el Padre y su Unigénito Hijo Jesús.

Abraham es figura del Padre, Isaac es figura de Cristo.

Isaac fue sustituido por un carnero, que es un cordero adulto, ¿Lo puede ver?

Jesús en el monte Moriah.

Jesús también murió en el Monte Moriah.

(RVR60) Juan 19:17-18 “17Él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, en hebreo, Gólgota. 18Allí lo crucificaron con otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio.”

El Gólgota está identificado en una de las laderas del monte Moriah.

Jesús murió en el mismo lugar dónde Isaac iba a ser sacrificado.

Abraham bajó solo.

Ahora, usted puede pensar que Isaac no murió y Jesús sí, pero veamos qué fue lo que realmente pasó en el Espíritu con Isaac.

Mire lo que dice la Biblia cuando regresaron del monte Moriah.

(NVI) Génesis 22:5 y 19 “ Entonces le dijo a sus criados: —Quédense aquí con el asno. El muchacho y yo seguiremos adelante para adorar a Dios, y luego regresaremos junto a ustedes. 19 Abraham regresó al lugar donde estaban sus criados, y juntos partieron hacia Berseba, donde Abraham se quedó a vivir.”

Recuerde que en la Escritura no hay detalle insignificante, la Biblia narra que fueron juntos y al bajar los dos solo se refiere a Abraham, ¿Por qué? Porque en el Espíritu el Padre ya había sacrificado a su Hijo por amor a nosotros.

Y entonces, por eso Jesús dice de Abraham:

(NVI) Juan 8:56 “56 Abraham, el padre de ustedes, se regocijó al pensar que vería mi día; y lo vio y se alegró.”

En el Espíritu Abraham había vivido el sacrificio de nuestro Señor Jesús, por eso dice la Escritura que bajó solo, cuando, obviamente, bajaron los dos, Abraham e Isaac.

El día más triste en la vida natural de Abraham, por lo difícil de subir a ese monte, se convirtió en el día de más regocijo en el espíritu, porque fue el primero en ver el sacrificio de Cristo por la humanidad entera.

El Padre nos ama.

Dios le dijo a Abraham, sé que me temes porque no me rehusaste a tu único hijo al que tanto amas, Isaac.

Recuerde que Abraham tuvo un hijo antes de Isaac, de Agar, la sierva de Sara, llamado Ismael.

Pero Isaac era el hijo de la promesa, ahora tú y yo podemos estar seguros de que Dios nos ama, porque no nos rehusó a su Único Hijo Jesucristo. ¿Amén?

Por eso Romanos 8 dice: Al que no escatimó ni a su propio Hijo, eso significa, al que no nos rehusó ni a su propio hijo, ¿cómo no nos dará juntamente con él todas las cosas?

Nuestra más alta montaña.

No hay duda que el monte Moriah es la montaña más alta de nuestra vida, porque en esa montaña ocurrió el mayor sacrificio de amor por ti que te permite vivir una vida plena y desde ahí, desde ese monte, te permite conquistar todas las montañas de tu vida.

En lo natural estaba Dios pidiéndole a Abraham un acto grotesco, pero en el Espíritu, Dios estaba avisándole a su pueblo lo que Él haría por amor de ellos.

Cuando la gente le la Biblia en lo natural, poco atractiva la encuentra, casi no entiende nada o todo lo mal entiende, pero cuando la les en el entendimiento del Espíritu, todo toma sentido. 

 

IV         BUSCANDO ESPOSA PARA ISAAC

Isaac creció y Abraham estaba interesado en tener descendencia así que mando a un sirviente muy especial a buscarle esposa a Isaac.

(RVR60) Génesis 24:1-67 (Varios) “1Era Abraham ya viejo, y bien avanzado en años; y Jehová había bendecido a Abraham en todo. 2Y dijo Abraham a un criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo, 3y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito; 4sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac. 10Y el criado tomó diez camellos de los camellos de su señor, y se fue, tomando toda clase de regalos escogidos de su señor; y puesto en camino, llegó a Mesopotamia, a la ciudad de Nacor (hermano de Abraham). 15Y aconteció que antes que él acabase de hablar, he aquí Rebeca, que había nacido a Betuel, hijo de Milca mujer de Nacor hermano de Abraham, la cual salía con su cántaro sobre su hombro. 16Y la doncella era de aspecto muy hermoso, virgen, a la que varón no había conocido; la cual descendió a la fuente, y llenó su cántaro, y se volvía. (el sirviente le hizo saber a Rebeca que ella era la escogida)  50Entonces Labán (hermano de Rebeca) y Betuel respondieron y dijeron: De Jehová ha salido esto; no podemos hablarte malo ni bueno. 58Y llamaron a Rebeca, y le dijeron: ¿Irás tú con este varón? Y ella respondió: Sí, iré. 59Entonces dejaron ir a Rebeca su hermana, y a su nodriza, y al criado de Abraham y a sus hombres. 63Y había salido Isaac a meditar al campo, a la hora de la tarde; y alzando sus ojos miró, y he aquí los camellos que venían. 64Rebeca también alzó sus ojos, y vio a Isaac, y descendió del camello; 65porque había preguntado al criado: ¿Quién es este varón que viene por el campo hacia nosotros? Y el criado había respondido: Este es mi señor. Ella entonces tomó el velo, y se cubrió. 66Entonces el criado contó a Isaac todo lo que había hecho. 67Y la trajo Isaac a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer, y la amó; y se consoló Isaac después de la muerte de su madre.”

Si Abraham es figura del Padre e Isaac es figura de Cristo, el siervo de Abraham que fue a buscarle esposa ¿figura de quién es? y Rebeca ¿de quién es figura?

El siervo que gobernaba todo lo Abraham es figura del Espíritu Santo, quien a la fecha sigue gobernando todo lo del Padre, en los cielos y en la tierra y Rebeca es figura de la iglesia, a quien Jesús vino a desposar para casarse con ella.

(NVI) Apocalipsis 19:6(b) “¡Aleluya! Ya ha comenzado a reinar el Señor, nuestro Dios Todopoderoso. ¡Alegrémonos y regocijémonos y démosle gloria! Ya ha llegado el día de las bodas del Cordero. Su novia se ha preparado, y se le ha concedido vestirse de lino fino, limpio y resplandeciente. El lino fino representa las acciones justas de los santos.”

Usted es Rebeca, la iglesia, quien es la esposa a la que el Espíritu Santo vino a traer delante del Hijo del Padre, igual que Rebeca, recibe el regalo de la salvación y aunque no lo ha visto, lo acepta, por eso Jesús dijo:

(NVI) Juan 20:29 “29 —Porque me has visto, has creído —le dijo Jesús—; dichosos los que no han visto y sin embargo creen (o sea, lo aceptan).”

Eso distinguió a Rebeca que, sin haber visto a Isaac, lo aceptó como su señor, igual que tú y yo a Jesús.

Y pensar que Jesús les contó todas estas historias a los esposos que iban camino a Emaús, con razón les ardía el corazón.

Cuando Dios te revela, por su Santo Espíritu, y te puedes encontrar con Jesús a cada instante en el Antiguo Testamento, su gracia comienza a caer sobre de ti y tu corazón comenzará a arder de amor por Cristo.

Eres amado y valorado

Cuando empiezas a ver lo amado que eres de Dios, lo valorado que eres de Dios, ya nunca jamás te sentirás solo, ni despreciado, aunque tus afectos naturales no lo hagan.

Y desde ese entendimiento de cuál es tu valor, de cuánto te ama el Padre. El Hijo y el Espíritu Santo, tu fe sube a la montaña más alta y desde ahí, comienza la historia de tus futuras conquistas, en todas las áreas de tu vida y la de tus generaciones.

 

V          CONSUMADO ES

Ahora está Jesús en la cruz, ahí en el monte Moriah, recibiendo en su cuerpo todos los pecados, la muerte, la condenación, las maldiciones, las enfermedades y la pobreza, para liberarnos a todos nosotros de todo esto, y sólo por amor a nosotros.

La primera vez que aparece en la Biblia la palabra amor en hebreo, es cuando Dios le dice a Abraham que le entregue a su único hijo, al que ama (el Padre amando al Hijo), y la segunda vez es cuando dice que Isaac amó a Rebeca (el Hijo amando a la iglesia).

Separación del Hijo con el Padre.

(RVR60) Mateo 27:45-46 “45Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. 46Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”

Esta es la primera vez que Jesús no lo llama Padre y lo llama Dios, porque estaba sucediendo el juicio de la ira de Dios por los pecados de toda la humanidad.

El Padre entró en modo juicio de la ley y encontró culpable a Jesús y por eso hubo este instante de separación entre el Padre y Jesús, por lo que no pudo llamarlo Padre, sino Dios.

Reconciliación del Hijo con el Padre.

(RVR60) Lucas 23:44-46 “44Cuando era como la hora sexta, hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. 45Y el sol se oscureció, y el velo del templo se rasgó por la mitad. 46Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró.”

Aquí el juicio de Dios había terminado, nuestros pecados, la muerte, la condenación, la enfermedad y la pobreza habían sido vencidas, y Jesús seguía vivo.

¿Cómo sabemos que el juicio de Dios había terminado? Es algo que solo con los ojos de la gracia podemos ver, porque Jesús vuelve a llamar a Dios: Padre, cuando le dice: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

Pero hay una frase que solo Juan, el discípulo amado registra que Jesús dijo antes de morir:

(RVR60) Juan 19:30 “30Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu.”

Entonces, primero fue el duro juicio de la ira de Dios que cayó sobre nuestro Señor y por eso lo llama Dios, el juicio termina y Jesús sigue vivo, y declara que todo ha sido cumplido, terminado, consumado fue, y entonces está listo para entregar su Espíritu y le vuelve a llamar Padre, la relación se había restaurado, Dios volvía a ser su Padre y Él el Hijo Amado.

Esto es lo relevante de toda esta historia y todo este mensaje: Que todo esto es por amor a ti.

Video animación del Calvario.

Desde que Dios me abrió los ojos a su gracia completa, siempre me he imaginado y orado que Jesús absorbió nuestros pecados y enfermedades en la cruz, como su fuera una gran aspiradora.

Todo lo que ganó Jesús en la cruz para nosotros, toda su victoria comienza con la absorción de toda nuestra maldad en su cuerpo.

Y preparando este mensaje, me encontré un video que hizo el Pastor Prince y su equipo creativo de su iglesia, de un sueño que Dios le había dado en varias ocasiones y que anhelaba que todos lo pudiéramos ver, de cómo fue el momento final de nuestro Señor Jesús en la cruz en el espíritu y no en la carne.

En la carne fue algo atroz que le pasó a nuestro Señor, pero lo importante es lo que estaba pasando en el espíritu, y aquí les traigo esta animación para que puedan verlo y disfrutarlo:

https://youtu.be/G9mQ1b0VVb0 

 (Toque el link o cópielo y péguelo en su navegador).

El fuego consumidor de la ira de Dios.

Cuando Elías peleó con los profetas de Baal para demostrar quién era el Dios verdadero, oró y mandó pedir que cayera fuego del cielo, esto fue lo que pasó:

(RVR60) 1ª Reyes 18:37-38 “ 37Respóndeme, Jehová, respóndeme, para que conozca este pueblo que tú, oh Jehová, eres el Dios, y que tú vuelves a ti el corazón de ellos. 38Entonces cayó fuego de Jehová, y consumió el holocausto, la leña, las piedras y el polvo, y aun lamió el agua que estaba en la zanja.”

Dios envió fuego del cielo en señal de juicio, y el fuego del juicio de la ira de Dios consumió todo el sacrificio, el agua y hasta las piedras desaparecieron.

Cuando Cristo se convirtió en nuestro sacrificio de amor, después del fuego del juicio de la ira de Dios sobre de él para llevar nuestros pecados, enfermedades, la condenación y la muerte, el sacrificio sobrevivió, Jesús vivió.

Esto nos hace saber que Jesús venció en la cruz, que él absorbió todos nuestros pecados y nuestras enfermedades y sobrevivió, por eso al final, volvió a llamar a Dios: Padre, y nos asegura que él venció y nos hizo a nosotros más que vencedores.

Esto significa que la gracia es más fuerte que el juicio de la ira de Dios, ¡Aleluya!

¿Sabe que significa más que vencedores? Que, sin pelear, que, sin entrar en batalla, por la victoria de Cristo en la cruz, nosotros también somos victoriosos.

En inglés dice una versión que Jesús dijo: “Finished”, terminado. Todo lo he terminado. Todo lo he cumplido.

Esta es la montaña más alta de la tierra, la cruz del monte Calvario, y como Jesús llegó a la cima, por amor a nosotros, esta historia es la que te permite a ti y a mí, conquistar todas las montañas prometidas por Dios.

           

VI         MINISTRACIÓN

Todo lo que Jesús hizo es porque él nos ama. El diablo lo ha querido vestir todo de religiosidad, él no vino para decirte: quiero darte más y más reglas, no, él quiere darte una vida más abundante.

Todo esto es en vano si tú no lo recibes de verdad en tu corazón, cómo Rebeca.

Jesús nunca te va a presionar o a obligar a que lo recibas, a pesar de que te ama, el respeta tu libre albedrío, tu libre derecho a decidir que recibes y que no.

Si tú quieres que la conquista de la montaña más alta de la historia, que conquistó Jesús en una ladera del monte Moriah, sea la historia de tus próximas conquistas, oremos y recibamos todo su sacrificio y llevemos nuestra fe a más grandes y mejores creencias.

Él terminó todo el trabajo que era necesario para darnos una vida eterna y una vida en la tierra llena de abundancia.

Esa abundancia se llama gracia, se llama favor inmerecido del Padre Celestial sobre nosotros y Jesús vino a conseguirlo para nosotros.

Él vino para hacerte justo delante de Dios y puedas recibir todo el bien del cielo para ti y tus generaciones.

 

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos