Predicaciones

I           MENSAJE CENTRAL

Muy probablemente todos nos hemos hecho esta pregunta alguna vez: ¿Está Dios en medio de todas mis batallas?

 

Hoy Dios nos va a enseñar en su palabra dónde está Él cuando estamos en medio de esas situaciones difíciles a las que llamamos batallas.

 

Etiquetas:

II          INTRODUCCIÓN

Hay días en que todo nos sale contrario a las promesas de Dios, nos sale al revés de lo que estamos esperando, y lo primero que llegamos a pensar es ¿Dónde está Dios?

¿Dónde está Dios en medio de mis batallas que yo libro en mi escuela o en mi universidad? ¿Dónde está Dios cuando estoy en medio de mis batallas profesionales, con un jefe que no me reconoce o que me exige de más?

¿Dónde está Dios en medio de mi batalla matrimonial o en medio de mis batallas financieras?

O ¿Dónde está Dios en medio de mi batalla contra esta adicción?

Muchas veces nuestras oraciones a Dios pueden estarle diciendo: ¿Dónde estás Señor cuando yo más te necesito?

Lo bueno se transforma.

Inclusive, algunas veces vemos a Dios obrar a nuestro favor y de repente, eso que se suponía era a favor se vuelve en nuestra contra, y comienzan a pasar situaciones difíciles de sortear, y nos preguntamos si Dios estaba en eso que parecía a nuestro favor y dónde está ahora que todo está en nuestra contra.

Bueno, hoy Dios nos dará respuestas a todas estas interrogantes que se vuelven más que vivenciales para todos y cada uno de nosotros.

De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: EN MEDIO DE MIS BATALLAS. ¿Dónde está Dios?

 

III         REFLEXIONES DE LA HISTORIA DE ESTER

Esta primera parte se llama: Reflexiones de la historia de Ester.

La historia de Ester es muy interesante y ahí encontraremos la respuesta a dónde está Dios cuando estamos en medio de nuestras más duras batallas.

Comienza la historia.

Todo sucede en el reino de Persia, unos 450 años antes de Cristo.

La región de Persia abarcaba desde la India hasta Egipto y Etiopía y hacia el norte hasta Turquía y buena parte de Grecia, por supuesto eso incluía a Israel, de donde era Ester.

Algo que caracteriza a este Libro de la Biblia que lleva el nombre de Ester es que es el único Libro de la Biblia en el que no aparece el nombre de Dios ni una sola vez.

Usted se puede preguntar, si no aparece ni una sola vez el nombre de Dios, ¿Por qué está considerado como un Libro importante para estar en el Canon Bíblico?

Bueno, la respuesta a esa pregunta la tendremos en la segunda parte de este mensaje.

La reina Vasti es destituida.

El rey Asuero (también llamado Jerjes) reinaba el imperio persa, y un día hizo una fiesta y mandó a llamar a todos los principales y gobernadores y gente importante de su reino.

La fiesta duró 187 días, y el último día, el rey quiso presumir la belleza de su esposa, la reina Vasti y la mando a llamar con algunos siervos de su confianza, pero la reina Vasti no quiso ir.

Entonces, por consejo de todos los hombres de su reino decidió destituirla como reina y convocar a un concurso para encontrar una nueva reina, y a ese concurso asistió una joven judía llamada Ester, que usaba como nombre persa: Hadassa.

El enojo de Amán.

Ester fue escogida como reina entre, tal vez, miles de jóvenes y bellas mujeres, pero el hombre de mayor confianza del rey Asuero, llamado Amán, tenía algunas rencillas con el tío de Ester, llamado Mardoqueo, y que la había cuidado desde niña.

El enojo de Amán era que Mardoqueo no se arrodillaba ante él, como lo hacían todos los demás pobladores.

Entonces Amán convenció al rey Asuero que firmara y sellara un edicto que decía que todo judío debía morir y en tal fecha debían ser atacados.

El rey lo firmó sin saber que Hadassa, su esposa y reina de Persia, era judía también.

Mardoqueo le avisó a Ester por medio de una carta lo que estaba pasando y le dijo que fuera a ver a su esposo el rey para decirle el plan del malvado Amán, pero Ester le contestó que no, porque estaba prohibido ir a ver al rey si él antes no lo solicitaba, y el castigo para quien osara buscar al rey sin haber sido llamado era la muerte.

Entonces Mardoqueo le escribió otra carta a Ester y le dijo:

(NTV) Ester 4:12-14 “13 Mardoqueo le envió la siguiente respuesta a Ester: «No te creas que por estar en el palacio escaparás cuando todos los demás judíos sean asesinados. 14 Si te quedas callada en un momento como este, el alivio y la liberación para los judíos surgirán de algún otro lado, pero tú y tus parientes morirán. ¿Quién sabe si no llegaste a ser reina precisamente para un momento como este?”

Aquí quedaba bien que Mardoqueo hubiera dicho que “el alivio y la liberación  surgirá de Dios de algún lado”, pero no, él se perdió la oportunidad de mencionar a Dios.

Y al final le pregunta a Ester: ¿No será que hayas llegado a ser reina precisamente para un momento así?

Y esto es algo que nos podemos empezar a preguntar, ¿Si lo que estamos pasando hoy no será que Dios nos puso precisamente aquí para un momento como este?

Como la semana pasada lo vimos con José, antes de este momento Ester no tenía claro porque había sido escogida, pero ahora, tiene la oportunidad de creer que ella puede ayudar a salvar a todo el pueblo judío.

La respuesta de Ester.

Esta fue la respuesta de Ester a Mardoqueo:

(NTV) Ester 4:15-16 “ 15 Entonces Ester envió la siguiente respuesta a Mardoqueo: 16 «Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa y hagan ayuno por mí. No coman ni beban durante tres días, ni de noche ni de día; mis doncellas y yo haremos lo mismo. Entonces, aunque es contra la ley, entraré a ver al rey. Si tengo que morir, moriré». 

Ester dijo: Voy a hacer lo que tenga que hacer, y si he de morir, moriré.

Final de la historia.

Ester se preparó tres días en oración y ayuno, fue a ver al rey sin haber sido llamada, cuando llegó al patio del palacio, el rey no la castigó, sino que le extendió su cetro y le dijo románticamente:

(NTV) Ester 5:2-3 “Cuando vio a la reina Ester de pie en el patio interior, ella logró el favor del rey y él le extendió el cetro de oro. Entonces Ester se acercó y tocó la punta del cetro. Entonces el rey le preguntó: —¿Qué deseas, reina Ester? ¿Cuál es tu petición? ¡Te la daré, aun si fuera la mitad del reino!”

¡Wow¡ Ester tuvo todo el favor de Dios en su visita el rey ¿Puede verlo?

Ella le pidió que Él y Amán asistieran a un banquete que ella serviría para el rey, y ahí ella encontró la forma de hacerle saber al rey de los malvados planes de Amán en contra de ella y los judíos y Amán terminó colgado en una horca que él había preparado para colgar a Mardoqueo.

Enseñanzas de la historia de Ester: Aflicción para bendecir a muchos.

Una de las enseñanzas que Dios me mostraba hace unos días cuando pensaba en la historia de Ester es que, a veces Dios te pone en un lugar de bendición que después parece un lugar de aflicción, sólo para prepararte y usarte para que lleves bendición a muchos más.

Dios no solo quiere bendecirte, sino quiere bendecirte de tal manera que seas bendición para mucha gente.

Igual que a Ester, Dios la bendice siendo la reina escogida en lugar de Vasti, entre muchas mujeres jóvenes, y la lleva a vivir una vida esplendorosa en el palacio, como la reina del país más poderoso sobre la tierra en ese tiempo, el reino de Persia.

Pero después estando ahí, ahora está a punto de morir ella, su familia y todos los judíos que vivían bajo la opresión del reino de Persia, pero al final, la historia toma un vuelco, y es precisamente Ester la persona que va a ser usada para salvar a todos los judíos de Israel. ¿Me sigue?

Aquí toma sentido este versículo:

(NTV) Romanos 8:28 “ 28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y (creen que) son llamados según el propósito que él tiene para ellos.”

Dios obra de maneras que sólo a Él corresponde saber, pero a nosotros nos corresponde creer que, aunque no lo podamos ver, Dios está obrando siempre a nuestro favor.

Cómo en la Bolsa Mexicana de Valores.

Invertir en la BMV, obliga a los inversionistas a saber que habrá momentos en que las acciones que compraron pueden bajar mucho de precio, pero si se salen de ese negocio en ese momento y las venden, van a perder mucho, pero sí saben esperar, generalmente el mercado repunta y vuelven a su valor y aun ganan valor y al vender, entonces obtienen muy buenas ganancias.

Esto es algo que con Dios siempre hay que hacer, sí en algún momento viene la aflicción, espera, Dios hará que todo coopere entre sí y regrese la bendición, y habrá bendición para muchos.

Por eso la Biblia dice que con fe y paciencia se heredan las promesas.

Seamos pacientes para con Dios y tengamos fe en que todo regresará para generar bendición para muchos.

Esto es lo que podemos aprender hoy de la historia de Ester.

 

IV         DIOS SÍ APARECE EN EL LIBRO DE ESTER

Esta segunda parte se llama: Dios sí aparece en el Libro de Ester.

Contrario a lo que se ha enseñado por años, el pastor Joseph Prince nos enseña que Dios sí aparece en el Libro de Ester.

Cierto es que no aparece como Dios ni como el Señor, pero ahora les comparto como aparece y te vas a sorprender:

(RVR60) Ester 5:4 “4Y Ester dijo: Si place al rey, vengan hoy el rey y Amán al banquete que he preparado para el rey.”

Dios aparece escondido como un acróstico en esta frase: vengan hoy el rey y Amán.

¿Sabes que es un acróstico? Bueno el diccionario dice que: Un acróstico es un tipo de poema o composición poética, escrito en verso o en prosa, cuyas letras iniciales de cada línea, al leerse de manera vertical, componen una palabra o expresión.

Por ejemplo, si decimos esta frase:

Armonioso 

Momento de alegría

Ocupa mi corazón

Realmente con mucha emoción.  

Esta frase esconde en sus primeras letras la palabra amor, ¿Me explico? Es un acróstico de la palabra AMOR.

Ahora, sí la ponemos horizontal también es un acróstico: Armonioso Momento de alegría Ocupa mi corazón Realmente con mucha emoción.  

Bueno, en la frase vengan hoy el rey y Amán, en hebreo, las primeras letras de cada palabra forman el acróstico YHWH, que es el nombre impronunciable de Dios y que se traduce al español como YAHWEH

La palabra YAHWEH en el hebreo original se escribe con cuatro letras llamadas: Yud, Hei, Vav, Hei.  יהוה YHWH.

Y estas cuatro letras están escondidas en la estrategia de Ester para derrotar al malvado Amán, como si Dios estuviera diciendo: “Aunque no me veas, yo estoy en la estrategia para vencer tus batallas”.

El nombre impronunciable siempre pronunciado.

YHWH no se puede decir, no tiene vocales para poder saber cómo sonaría, por eso en español se tradujo como Yahweh o Yahveh.

Pero alguien encontró que el sonido de nuestra respiración sería el sonido más cercano a esas cuatro letras juntas YHWH, haciendo que se cumpla este versículo:

(NVI) Salmos 150:6 6¡Que todo lo que respira alabe al Señor! ¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor!”

De hecho, al nacer, lo primero que hacemos es respirar, es decir, pronunciar el Nombre de nuestro Dios y creador.

Aparece una segunda vez en el Libro.

No aparece una, sino dos veces como acróstico el nombre de Dios en hebreo:

(RVR95) Ester 7:7-10 “7El rey se levantó del banquete, encendido en ira, y se fue al huerto del palacio. Pero Amán se quedó para suplicarle a la reina Ester por su vida, pues vio el mal que se le venía encima de parte del rey. 8Cuando el rey volvió del huerto del palacio al aposento del banquete, Amán se había dejado caer sobre el lecho en que estaba Ester. Entonces exclamó el rey: —¿Querrás también violar a la reina en mi propia casa? Al proferir el rey estas palabras, le cubrieron el rostro a Amán. 9Y Harbona, uno de los eunucos que servían al rey, dijo: —En la casa de Amán está la horca de cincuenta codos de altura que hizo Amán para Mardoqueo, quien habló para bien del rey. Dijo el rey: —Colgadlo en ella. 10Así colgaron a Amán en la horca que él había hecho preparar para Mardoqueo. Y se apaciguó la ira del rey.”

En esta frase: el mal que se le venía encima, otra vez aparece el nombre de Dios en hebreo YHWH con las cuatro letras iniciales en hebreo: Yud, Hei, Vav, Hei.

Qué impresionante es ver a Dios “escondido” a nuestros ojos, pero siempre teniendo cuidado de nosotros y preparando las cosas para que salgamos con la victoria de todas nuestras batallas. 

Esta es la verdadera razón de porque el Espíritu Santo inspiró al hombre a incluir el Libro de Ester en el Canon Bíblico: Porque si está el nombre de Dios, solo que, escondido como un acróstico, para enseñarnos de que, a pesar de no verlo, Él siempre está en medio de nuestras batallas, en la estrategia y en la aplicación de la estrategia, haciendo caer todo su poder sobre los enemigos de nuestras batallas, cualquiera que estas sean.

           

VI         UN ACRÓSTICO MÁS

Esta última parte se llama: Un acróstico más.

Encontrar el nombre de Dios escondido en la historia de Ester ha sido glorioso, pero no más glorioso cuando sabes que su nombre está escondido en tu propia historia.

Leamos este pasaje:  

(NVI) Mateo 8:23-27 “ 23 Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. 24 De repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca. Pero Jesús estaba dormido. 25 Los discípulos fueron a despertarlo. —¡Señor —gritaron—, sálvanos, que nos vamos a ahogar! 26 Hombres de poca fe —les contestó—, ¿por qué tienen tanto miedo? Entonces se levantó y reprendió a los vientos y a las olas, y todo quedó completamente tranquilo. 27 Los discípulos no salían de su asombro, y decían: «¿Qué clase de hombre es éste, que hasta los vientos y las olas le obedecen?»”

Cuando los discípulos iban en la barca y apareció una gran tormenta, Jesús estaba dormido, como si no estuviera, ellos no lo veían hacer nada, pero en un momento se levantó y calmó los vientos de esa tormenta.

¿Por qué crees que les dijo: ¿Hombres de poca fe y por qué tienen tanto miedo? ¿No crees que en una tormenta así es normal tener miedo? Pero Jesús pedía que no lo tuvieran, ¿por qué?

La respuesta que encuentro es esta, muy simple: Porque él venía en la barca.

Es como si dijera, “¿Por qué tienen miedo si vengo yo con ustedes? No importa que esté yo haciendo o si parece que no estoy haciendo nada, pero si yo vengo con ustedes nada le va a pasar a la barca y nada les va a pasar a ustedes.” ¿Me sigue?

Y eso mismo te dice a ti y mí: “Yo siempre estoy en medio de ustedes y sus tormentas, y si tú crees eso, no tienes por qué tener miedo, algo haré yo para cumplir mis promesas en ti”. ¿Amén?

Un acróstico más.

Hay un lugar más donde pudo haber aparecido el nombre de Yahweh, YHWH, en hebreo, de una forma escondida, pero con mucho significado.

Vamos a la Biblia:

(RVR60) Juan 19:19-22 “19Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: JESÚS NAZARENO, REY DE LOS JUDÍOS. 20Y muchos de los judíos leyeron este título; porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. 21Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: No escribas: Rey de los judíos; sino, que él dijo: Soy Rey de los judíos. 22Respondió Pilato: Lo que he escrito, he escrito.”

No hay una fotografía del letrero, pero en hebreo pudieron haberse usado estas palabras que significaran Jesús Nazareno Rey de los judíos: Yeshua HaNazarei VeMeleck HaYudim, que formarían el acróstico YHWH, haciéndonos saber Dios que Él estaba en medio de la obra de amor de la cruz y, por lo tanto, estaba diciéndonos: “que no tengamos miedo de ninguna de nuestras batallas, que Él está en medio de todas y que confiemos en Él que ya las ganó todas desde la cruz de su Hijo Amado: Jesús de Nazaret.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos