Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL
Los momentos difíciles de tu vida son los que te marcan, pero también son los que te forman y te dan el impulso para llegar a tu destino.
Todos esos momentos difíciles de tu vida se pueden resumir en tres días, los mismos tres días que identifican la vida de Jesús para cada uno de nosotros. ¿Quieres saber cómo es esto? Sigue leyendo.
II          INTRODUCCIÓN
 
Estamos conmemorando la semana santa, como cada año, por estas fechas, celebramos la pasión, muerte y resurrección de Jesús y eso sucede en tres días, de viernes a domingo, de aquí que el mensaje de hoy lleva ese título: De viernes a domingo. Los tres días más importantes de tu vida.
 
 
III         QUE CELEBRAMOS EN LA SEMANA SANTA
 
Primero quiero hacer un recorrido histórico de esa semana, de hace casi dos mil años, que hoy llamamos "semana santa", para que nadie se quede sin conocer que es lo que conmemoramos y celebramos.
 
El domingo anterior al domingo de resurrección, se le conoce como domingo de ramos, porque ese día Jesús entró a Jerusalén montado en un asna y su burrito, y la gente cortaba ramas de los árboles y las agitaba gritando: “Hosanna en las alturas”.
 
El lunes siguiente, dice la Escritura que fue el día en que María, hermana de Marta y Lázaro, derramó un perfume muy caro sobre su cabeza y él dijo que lo estaban preparando para su sepultura. Porque Jesús sabía que estaba próxima su muerte y que al morir lo embalsamarían con especies aromáticas.
 
Mateo 26:12 “12Porque al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho a fin de prepararme para la sepultura.
El miércoles es cuando Judas Iscariote habla con los principales de la sinagoga y les ofrece entregar a Jesús señalándolo con un beso en la mejilla.
El jueves es el día en que Jesús celebra la pascua judía, lo que hoy se conoce como la última cena y de donde emana el legado de tomar la Cena del Señor o tomar la Santa Cena, que haremos al finalizar el mensaje.
Los judíos, incluido Jesús, celebraban la pascua con una fiesta que duraba siete días. Pascua significa Pasar de largo o salvación y se refiere a ese momento en que el ángel de la muerte pasa por todo Egipto hiriendo de muerte a los primogénitos de los egipcios y ninguno de los primogénitos de los hebreos muere, el ángel pasa de largo en las casas de los hebreos, porque Moisés les anuncia el Suceso y les dice que sacrifiquen un cordero por familia y pongan su sangre en los marcos de las puertas, como señal de que esa era una familia hebrea. 
Tiene todo un simbolismo el que Jesús haya cenado la pascua judía el jueves, porque el viernes Él se convertiría en nuestra pascua. El apóstol Pablo se lo enseña así a los corintios:
1ª Corintios 5:7-8 “7Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.”
Jesús se convirtió en el Cordero de Dios, que, con su sangre, quita los pecados del mundo y nos libra de la muerte.
Juan 6:54 “54El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
Institución de la Cena del Señor. 
En esa cena del jueves, Jesús les pide a los apóstoles que ellos celebren lo que se conoce a actualmente como la Cena del Señor y que cada vez que lo hagan, lo hagan en memoria de él.
1ª Corintios 11:23-26 “23Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.”
Este es el fundamento Bíblico para llevar a cabo la Cena del Señor o la Santa Cena.
El viernes santo es el día que conmemoramos el sacrificio de Jesús. Desde las primeras horas del día, Jesús fue golpeado y lacerado en todo su cuerpo con látigos con puntas de metal y huesos, a puñetazos, se burlaron de él, lo escupieron, lo desnudaron, fue el día en que le colocaron una corona con espinas de 15 centímetros sobre su cabeza y lo terminaron crucificando a las nueve de la mañana. Murió en la cruz a las tres de la tarde, y antes de que acabara el día, alrededor de las seis de la tarde, lo estaban depositando en una tumba. Jesús murió fisiológicamente murió.
El sábado es un día de silencio para los discípulos, no lo pueden creer, están todavía incrédulos con lo que están viviendo, asombrados. Para nosotros casi pasa inadvertido el sábado de semana santa.
El domingo es el gran día, Jesús resucita, las mujeres visitan la tumba y la encuentran vacía, los ciento veinte son avisados y Pedro y Juan corren a cerciorarse, llegan y no encuentran a Jesús que ha resucitado, y es cuando Jesús se les aparece a Cleofás y a su amigo en el camino a Emaús, que platicábamos la semana pasada.
 
IV         LA PROMESA DE LA RESURRECCIÓN
Jesús resucita y se cumple su promesa de que, al resucitar, todos los que
 creyéramos en él no moriremos, sino tendremos una vida eterna a su lado.
Juan 3:16-17 " 16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él."
Todos resucitaremos, pero no todos irán a la vida eterna, algunos irán a la condenación eterna:
Juan 5:28-29 “28No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; 29y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.”
Este es el mensaje de la cruz y la resurrección de Jesús, que celebramos un día como hoy: Que la gente que lo reconozca como Señor y Salvador vivirá por la eternidad, pero quien no lo haga de corazón, resucitará para vivir condenado en el infierno.
Al final del mensaje, entendidos de porque lo hacemos, tomaremos la Cena del Señor o Santa Cena y si no has aceptado a Jesús como Señor y Salvador, haremos una oración para que lo recibas en tu corazón a partir de hoy y esta misma tarde recibas la vida eterna.
Por esto Jesús dijo:
(NVI) Juan 14:6 “—Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.”
 
V          EL SÁBADO FUE DE GLORIA Y VICTORIA
La mayoría de la gente recuerda el viernes santo, que lleva como símbolo una corona de espinas y una cruz vacía y el domingo de resurrección, que lleva como símbolo una tumba vacía.
 Pero ¿Qué pasó el sábado? ¿Que representa el sábado? Para los discípulos representa: dolor, tristeza, soledad y dudas, muchas dudas. Pero mientras ellos están abatidos, luchando contra su cruel circunstancia, porque ellos tenían todas sus esperanzas en que Jesús restauraría el reino de Israel, pero como dice el canto, aunque ellos no lo podían ver, Jesús estaba obrando, Jesús está llevando a cabo una obra magistral:
(NVI) 1ª Pedro 3:18-19 “18 Porque Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos, a fin de llevarlos a ustedes a Dios. Él sufrió la muerte en su cuerpo, pero el Espíritu hizo que volviera a la vida. 19 Por medio del Espíritu fue y predicó a los espíritus encarcelados,”
Jesús el sábado bajó a los infiernos a dos cosas: A predicar a los demonios y a quitarle al diablo las llaves de la muerte:
(NVI) Apocalipsis 1:18 “18 y el que vive. Estuve muerto, pero ahora vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del infierno.
De aquí es que toma sentido lo que el apóstol Pablo les predicara a los corintios:
1ª Corintios 15:55 “55¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria ? ”
Esto ocurrió el sábado, por eso le llamamos sábado de gloria, sábado de victoria, Jesús estaba obrando el sábado, el día de las dudas y la tristeza de sus discípulos, para entregarnos la victoria de la resurrección y pudiéramos celebrarlo un día como hoy.
 
VI         NUESTRA VIDA EN TRES DÍAS, DE VIERNES A DOMINGO
De un viernes a un domingo, hace casi dos mil años, sucedieron las cosas más importantes e impactantes de nuestra vida, porque nos dieron la vida eterna.
De igual forma, los momentos difíciles de tu vida durarán de viernes a domingo, por eso te dije al principio que los momentos difíciles de la vida se pueden definir en tres días, los mismos tres días que identifican la vida, el sacrificio y la victoria de Cristo en nosotros.
Y efectivamente, los momentos difíciles son los que te marcan, pero también los que te forman y te impulsan a llegar al destino que tienes en Dios.
Los viernes de tu vida.
El viernes es el tiempo en que te sucedió esa tragedia, esa crisis, puede haber sido un día o un período de tiempo, a ese tiempo le puedes llamar Tu viernes. Tiempo de dolor y sufrimiento, acaba de pasar la traición o el error o la circunstancia que te va a generar un dolor, un enojo, un abandono, un sacrificio, etc.
Pleitos en casa de tus padres, viste a un padre alcohólico, una madre desinteresada, te engañaron, te traicionaron, te abandonaron, se burlaron de ti, nadie creyó en ti. Tu sueño ha muerto, tu matrimonio, tus finanzas, la esperanza de casarte o de tener hijos murió, el sueño de una universidad o una maestría o de alcanzar un puesto murió, llámale como quieras, pero tu proyecto de vida, en esa área específica, después de sufrir, ha muerto.
Los sábados de tu vida.
Después viene el sábado, ese es el día en que ya pasó la situación difícil y quedó la desolación, la tristeza, el abatimiento, la desesperanza. Tu sueño está muerto, tu matrimonio está muerto, tu negocio, tus finanzas, tus relaciones están muertas, A este tiempo le puedes llamar tu sábado.
Pero recuerda que el sábado es el día en que tú no haces nada más que resistir y creer, porque todo lo hace Jesús, él va a tomar las llaves de tu proyecto o tu sueño y va a hacer lo que se necesita hacer para que tu sueño resucite.
Jesús dijo: " En el mundo tendrás aflicciones, pero confía en mí que yo he vencido al mundo, he vencido todas tus aflicciones."
Los domingos de tu vida.
Y viene el domingo de resurrección. No se cómo, pero tu matrimonio se está restaurando, tus finanzas también se empiezan a restaurar, aparecen las relaciones que necesitabas, todo es como un milagro y todo lo muerto vuelve a la vida.
Este es tu domingo, esta es la parte de tu vida a la que puedes llamar tu domingo. Dios te resucitará para que salgas a cumplir esos sueños que Él ha puesto en ti. Saldrás de toda prueba restaurado, fuerte, firme y estable, para que tu y tus generaciones cumplan el propósito que Dios tiene en ustedes.
Debes permitir que algo esté sepultado para que cuando resucite no haya duda de que esto es de Dios.
La humanidad está en su sábado, para e que la vida, como la conocíamos, ha muerto, pero viene la Resurrección del mayor avivamiento mundial que se tenga registro. Créelo, estás en Tu sábado, pero pronto viene tu domingo. ¡Aleluya!
 
VI         MINISTRACIÓN
Que Cristo resucite en nuestros corazones y con él resucite nuestra fe y todos los sueños que parecían perdidos, pero que hoy hemos entendido que solo están en su sábado de gloria próximos a resucitar en su domingo. Amen.            

Suscríbete al boletín

* indicates required

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved