Predicaciones

I          INTRODUCCIÓN
 
La semana pasada nuestro Pastor nos compartió el tema  “Mi fe vencerá mis temores”, en donde aprendimos que el temor es algo natural que puede venir a las personas, por lo tanto no es considerado un pecado. Pero debemos estar atentos de que el temor genera angustia, es así que recordamos como grandes hombres de la fe, en algún momento sintieron temor, entre ellos, Jacob se angustió cuando lo visitaba su hermano Esaú; Pedro también, cuando estaba caminando sobre el agua y puso atención a las circunstancias de su alrededor y empezó a hundirse. Estos hombres y todos los que son citados en las escritura que en algún momento tuvieron temor, seguido de angustia, al final encontraron que Dios Todo Poderoso, los libraría de esos temores y fue así como salieron victoriosos, es decir, su fe los saco adelante.
 
Vimos como las personas tienen múltiples circunstancias que generan temor y por tanto angustia y que el temor busca destruir la fe. Así que, hay gente que anda platicando los asuntos adversos de su vida, aunque no se los pregunte, ellos han decidido navegar con la bandera de la angustia. Dios, sabiendo que el temor es algo natural en los seres humanos, nos dice cómo comportarnos al respecto.
Proverbios 21:23 “23 El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias.”
 

El punto importante es saber que la angustia produce afán y el afán ahoga la palabra de Dios, luego entonces toda la Palabra de Dios que cae en una persona afanada es ahogada. Así es que, las personas andan corriendo para atender los asuntos que le agobian y estos en vez de mejorar, empeoran y entonces descuidan otros aspectos importantes de su vida, por tanto, nace la duda, que trae incredulidad y ésta mata la fe, que es el principal capital de las personas.  Luego entonces, aprendimos que la manera correcta de vencer la angustia no es con tus fuerzas, relaciones, bienes… sino con el Espíritu de Dios.
Zacarías 4:6 “6 Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos.”
 
Recordamos que Jesús también sintió angustia.
Mateo 26:36-42 “36 Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro. 37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. 38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. 40 Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? 41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. 42 Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad.”
 
Jesús venció la angustia orando, esta es la mejor arma, ya que la oración mata el afán. Así es que, fuimos exhortados a orar ya que el Señor es el que te da la salida de todas y cada una de las circunstancias que pueden poner en duda tu fe, tu mayor capital. El cambio empieza de adentro hacia afuera, cuando estés tomado fuertemente de la mano de Dios, todo lo que está a tu alrededor se irá acomodando. Porque Dios tiene el poder para cambiar las circunstancias de tu vida y si Él puso en ti una visión, un plan, un sueño… Él lo hará.
 
Estará de acuerdo conmigo que saber, ver y experimentar el poder sobrenatural de Dios es algo sorprendente. Así es que hoy vamos a analizar un poco más acerca de la forma en cómo debe comportarse un hijo de Dios ante las circunstancias adversas de su vida, cuáles deben ser tus pensamientos y  comportamiento cuando algo no está saliendo como lo esperabas. Mientras vamos analizando las escritura nuestro Padre ira incrementando tu fe, para que al final des pasos firmes hacia la conquista de tus sueños. Por lo tanto, esta palabra lleva por nombre:
 
II        CONTIGO, A PESAR DE LAS CIRCUNSTANCIAS
 
El Espíritu Santo es quien te guía para que participes de los negocios de Dios, sabiendo que estos son que ninguna alma se pierda, así es que si estas escuchando o leyendo este mensaje, es Él quien te ha impulsado a hacerlo. A lo largo de la Palabra de Dios, encontramos hombres y mujeres que se dejaron guiar por el Señor y participaron activamente de su obra, en este caso vamos a analizar el pasaje en el cual Pablo y Silas, desempeñaban la función de misioneros, acercando el conocimiento de nuestro Señor Jesús a personas que estaban apartados de Él; es así que, guiados por el Espíritu Santo se dirigieron a Filipos, una ciudad en la región de Macedonia (norte de Grecia en la actualidad).
 
Hechos 16:11-24 “11 Zarpando, pues, de Troas, vinimos con rumbo directo a Samotracia, y el día siguiente a Neápolis; 12 y de allí a Filipos, que es la primera ciudad de la provincia de Macedonia, y una colonia; y estuvimos en aquella ciudad algunos días. 13 Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido. 14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. 15 Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos. 16 Aconteció que mientras íbamos a la oración, nos salió al encuentro una muchacha que tenía espíritu de adivinación, la cual daba gran ganancia a sus amos, adivinando. 17 Esta, siguiendo a Pablo y a nosotros, daba voces, diciendo: Estos hombres son siervos del Dios Altísimo, quienes os anuncian el camino de salvación. 18 Y esto lo hacía por muchos días; mas desagradando a Pablo, éste se volvió y dijo al espíritu: Te mando en el nombre de Jesucristo, que salgas de ella. Y salió en aquella misma hora. 19 Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades; 20 y presentándolos a los magistrados, dijeron: Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad, 21 y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos. 22 Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas. 23 Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad. 24 El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo.”
 
Pero, ¿qué paso?, ¿cómo pudo sucederles esto, si estaban dedicados a servirle a Dios, ¿habrán hecho algo mal y Dios los estaba castigando?, Pablo y Silas indudablemente estaban en el plan de Dios, sin embargo, todas las cosas seguían su cauce normal. Cuando los  poseedores de la mujer liberada del espíritu de adivinación vieron que se terminaba esa buena fuente de ingresos que tenían a través de ella, decidieron culparlos injustamente, diciendo mentiras en cuanto a sus actos y su origen, dado que eran ciudadanos romanos y por tanto debían ser sometidos a un juicio antes de, en su caso, entrar a la cárcel. Quizá ahora que estás cerca de Dios, haciendo cosas que en otro momento parecían muy raras, distantes o desconocidas para ti, como orar a Dios, ayunar, ofrendar, diezmar, asistir a Servicios dominicales, en la semana a Grupos de Vida, etc., y no solo asistir, sino que te has convertido en un miembro activo de la iglesia del Señor apoyando con los talentos que tienes; en este momento, han aparecido circunstancias difíciles, algunas que no tenías antes, han surgido y otras que ya estaban han empeorado. Dios te invita hoy a evitar decir: ¿por qué a mí?, y mejor preguntarle ¿para qué?, ¿cuál es el plan que tienes conmigo?
 
 
 
III       LA ACTITUD CORRECTA
 
Pablo y Silas, tomaron la actitud correcta, la misma que nos fue enseñada la semana pasada…¡orar!, así es que el reposo de Dios estaba con ellos aún dentro de esa prisión física.
Hechos 16:25 “25 Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían.”
 
La presencia de Dios no es solo en bellos momentos como pudiera ser durante la alabanza, cuando oran por ti, etc., Él tiene la capacidad de estar en todos lados con sus hijos. Por lo tanto, es un buen momento para que vallas pensando en arrepentirte por las palabras de reclamo que quizás has lanzado a Dios, a la vida o a las personas que forman parte de tu vida en ese problema o dificultad que estés viviendo. Lo mejor es orar, preguntarle cuál es el plan que tiene para tu vida y poner manos a la obra, con buen ánimo y paciencia sabiendo que tu bendición llegará porque estás de acuerdo con el Todo Poderoso y ninguna estrategia planeada por Él puede fallar. Así como en el versículo 26 leímos que  los presos los oían, es decir que no era secreto lo que estaban haciendo, así será cuando andes con actitud de júbilo y confianza a pesar de lo que esté pasando. Las personas que están a tu alrededor se percatarán de lo que sucede y lo más seguro es que no entiendan tu proceder.
 
 
IV       QUE VEAN QUE HAY DIOS
 
Con esa actitud estarás agradando a Dios, porque estarás predicando, quizá sin abrir la boca, que Cristo vive y tiene poder para cambiar las condiciones en la vida de las personas que le creen. Además, piensa en lo impactante que será cuando aquello que estés esperando, llegue. Dios no tiene ningún problema en que las bendiciones que da a sus hijos sean visibles a las personas que nos rodean. Es más, en el capítulo 6 del Evangelio según San Mateo, dijo Jesús que fuéramos discretos con la limosna, ayunos y la oración, sin embargo la recompensa que ofrece por ello dice que será pública, es decir, notorio a otras personas. Así también, en cuanto al diezmo dice que las personas verán lo bendecido que serás, tanto que querrán ser como tú.
 
Malaquías 3:10-12 “10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. 11 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. 12 Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.”
 
 
V.        EL PODER DE DIOS MANIFIESTO
 
Volviendo al tema de Pablo y Silas, que estaban en la cárcel padeciendo por una injusticia derivada de servir al Señor, pero que su fe les daba para orar y cantar a gran voz. Tenía todos los ingredientes necesarios para que el poder de Dios se manifestara.
 
Hechos 16:26-36 “26 Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. 27 Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. 28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. 29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas;30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos. 34 Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios. 35 Cuando fue de día, los magistrados enviaron alguaciles a decir: Suelta a aquellos hombres. 36 Y el carcelero hizo saber estas palabras a Pablo: Los magistrados han mandado a decir que se os suelte; así que ahora salid, y marchaos en paz.”
 
Te das cuenta, como dentro y fuera de la prisión estos dos misioneros seguían ocupados en hacer la obra del Señor, ahora se dispusieron a salvar la vida del carcelero impidiendo que se matara al saber lo malo que vendría sobre él, porque creía que se le habían escapado los presos. Pero más aún, se tomaron el tiempo para presentar al Dios vivo a él y su casa, y después de esto los bautizaron. Escucha la voz de Dios que te está animando a que te metas en sus negocios o permanezcas comprometido con Él, porque los planes que tiene para ti y las personas que te rodean son muy grandes.
 
Mateo 28:18-20 “18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”
 
 
VI       MINISTRACIÓN
 
A pesar de las condiciones que estés viviendo la gloria de Dios será manifiesta en ti, sus planes son de bien y te dará mucho más de lo que pides o entiendes. Toma un tiempo para pedirle perdón si te has quejado de las situaciones adversas por las que has tenido que atravesar o está cruzando. Espíritu Santo te pedimos nos des las fuerzas y sabiduría para permanecer en los negocios de Dios, y nos hagas sensibles a tu presencia y a tu voz, para poder estar alerta siempre, sabiendo que el Dios Todo Poderoso está de nuestro lado y por la tanto… tenemos garantizada la victoria. 

 

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved