Predicaciones

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos enseñó a transitar correctamente por los procesos de la vida, hoy Dios nos quiere hablar acerca de que transitar correctamente por los procesos de la vida dará como resultado que creceremos y estaremos listos para ayudar a crecer a nuestros seres queridos también, pero estancarnos y no querer crecer implicará estorbarles y hacerles la vida más difícil. Esperamos que este mensaje te sea de bendición. Ya comenzamos.

 

II          INTRODUCCIÓN

 

Hoy el mensaje lleva por título: Bailando con los tirantes puestos. Y la frase que lo acompaña dice: Crecemos y ayudamos o nos estancamos y estorbamos.

 

 

III         EL RESULTADO DE LAS PRUEBAS ES CRECER

 

Tengamos algo muy claro: El propósito de pasar por nuestras pruebas, o por esos procesos de la vida es crecer. Cuando Dios dice en: 

 

1ª Pedro 5:8-10 “8Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 9al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. 10Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.”

Nos está enseñando que las circunstancias externas de las pruebas que nos hacen padecer nos producen un crecimiento interno, porque de ellas salimos, cambiados, afirmados, más fuertes y estables en nuestro interior.  Lo exterior haciendo crecer nuestro interior.

 

No dice que saldrás más rico, con más amigos, con un mejor matrimonio, ni siquiera dice que la circunstancia o la prueba se halla acabado, dice que tú habrás crecido y esto es mejor. Este es el resultado de bailar bien con tus procesos: Que tú crezcas.

 

 

IV         LO NATURAL ES CRECER ESPIRITUALMENTE

 

Dios es un Padre que quiere ver crecer a sus hijos. Como todo padre queremos ver crecer a nuestros hijos, no solo físicamente, sino sobre todo emocionalmente, queremos verlos como van madurando. Ese crecimiento, si queremos que sea sólido, debe estar fundado en un crecimiento espiritual.

 

Efesios 2:19-22 “19Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, 20edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.”

Al crecimiento espiritual Dios le llama edificar, nos compara con edificios espirituales. Cuando la palabra enseña de que "Restauraremos las ciudades arruinadas y levantaremos los escombros de muchas generaciones", se refiere a lo espiritual.

He enseñado que el crecimiento que más importa es el espiritual y ese se refleja en tu relación con Dios y su obra. Puede ser que tus circunstancias estén siendo muy complicadas, pero si en medio de ellas tu relación con Dios está creciendo, está mejorando, te estás acercando más a él, estás confiando plenamente en Él, tu estarás restaurando esas ciudades arruinadas y levantando los escombros de tus generaciones pasadas y para tus generaciones futuras.

Por el contrario, aunque hayas salido de la prueba y la circunstancia que te hizo padecer la hayas superado, pero eso no te hizo mejorar tu relación con Dios,   tu ciudad espiritual seguirá arruinada o la seguirás arruinando.

Lucas 2:52 “52Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.”

Siendo un niño, Jesús crecía en su relación con su Padre y en la sabiduría que emana del Padre.

 

 

V          CRECER IMPLICA TRATAR A LOS DEMÁS COMO DIOS MANDA

 

Déjame decirte algo, ese crecimiento espiritual, esa nueva y mejor relación con Dios siempre será puesta a prueba en la interacción con las personas.

 

1ª Tesalonicenses 3:12 “12 Que el Señor los haga crecer para que se amen más y más unos a otros, y a todos, tal como nosotros los amamos a ustedes.”

Jesús resumió toda la Biblia a solo dos mandamientos: Amar a Dios y a la gente. De lo que se trata es de como vamos creciendo en nuestra interacción con los demás.

 

No se puede amar a Dios si no se interactúa con la gente.

 

Eso de subir a un monasterio, como los monjes y no tratar con nadie o casi nadie y solo estar meditando en la vida, eso no te hace crecer, eso es fácil, el verdadero crecimiento viene según como trates a los demás o como te afecte el trato de los demás hacia a ti.

 

Dar frutos en Cristo, contrario a lo que mucho cristiano creen, no es servir en la iglesia, cantar, predicar o ser ujier o un servidor, no, dar fruto en la iglesia tiene todo que ver con como tratas a las personas, especialmente, cuando te fallan, cuando te pisan, cuando te lastiman, ahí es donde se ven los frutos de tu relación con el Espíritu Santo.

 

Gálatas 5:22 “ 22Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

            Todo este fruto se ve en el trato a las personas.

 

 

VI         SI NO CRECEMOS EMBARRAMOS A LOS DEMÁS

 

Así que tenemos dos opciones en la vida: Crecemos para ayudar a crecer a los que están a nuestro alrededor o nos estancamos y les vamos estorbando.

 

La mujer y el libro. Un día escuché esta historia y me pareció muy interesante.

 

Una mujer ya casada con hijos había tenido una infancia muy complicada, sufría mucho con sus pensamientos y emociones, y un día cayó en sus manos un libro, que le llamó poderosamente la atención, hablaba de como algunas mamás impactan negativamente la vida de sus hijas.

 

Y cuando lo terminó de leer, se lo dejó en la cómoda a su mamá para que lo leyera y se diera cuenta de como ella la había afectado tanto. En el paso de los día, su mamá pasaba horas leyendo el libro y limpiándose las lágrimas, y esta chica decía: “vaya, para que te des cuenta todo lo que me afectaste” La mamá lloraba cada día más , esta mujer esperaba el día que terminara el libro y su mamá lo reconociera y le pidiera perdón, y por fin termina el libro, y esta mujer le pregunta, con toda la intención, ¿Qué te pareció el libro mamá? Y la mamá, entre grandes lágrimas y sollozos le respondió: Vieras como reflejan aquí a tu abuela.

 

La mamá estaba viendo para arriba y nunca se dio cuenta que ella también había lastimado a su siguiente generación. Así se forman los escombros generacionales.

 

Concurso de baile de un argentino.

 

Lo que les voy a contar algo que no sé si es una anécdota o un chiste o las dos cosas, pero de aquí es que toma título nuestro mensaje de hoy.

 

Un argentino había entrado a un concurso de baile, y de los nervios le dio diarrea, y se fue corriendo al baño, traía unos tirantes, se los quitó, pero no se dio cuenta que se le quedaron dentro de la taza, y pues, hizo lo que toda persona con diarrea hace. En eso que llegan y le tocan la puerta y le dicen, “Che, apúrate, es tu turno en la pista”… y este se levanta, se sube los pantalones, se va corriendo a la pista, y se le olvida subirse los tirantes, los traía colgando, y empieza a bailar a todo lo que da, y los tirantes comienzan a dar vueltas y en cada vuelta, paf, paf y paf, aventando todo a los que estaban alrededor de la pista, y le dicen, “Oye che, nos estás embarrando a todos”, y este contesta: “Y eso que estoy bailando sencishllito”.

 

El creía que estaba dando la mejor demostración de baile y lo que realmente pasaba es que estaba embarrando a todos de su diarrea, para que me entienda. Igual que esa mamá, no nos damos cuenta de que en nuestro caminar, si no sacamos los tirantes de la taza, vamos a ir embarrando a todos y nosotros baile y baile.

 

Dicho de otra manera, si no nos ponemos los tirantes y crecemos, embarramos a todos a nuestro alrededor. Puede que huelan un poco mal esos tirantes, pero llegarás a casa y los lavarás, pero sobre todo, no embarrarás a tus siguientes generaciones.

 

 

VII        LA VENTA DE JOHARI

 

Esta semana escuché por primera vez acerca de la ventana de Johari, o el cuadrante de Johari, y me pareció muy apropiado a nuestro tema y por eso te lo comparto.

 

La ventana de Johari es una herramienta de la psicología cognitiva, que toma su nombre de los nombres propios de los psicólogos que la crearon, y sirve para ilustrar la personalidad humana en su interacción con los demás.

 

Ellos describen cuatro cuadrantes o ventanas y cada uno representa las diferentes formas que tiene nuestra personalidad para interactuar con los demás.

 

  • La ventana Pública.- Que es lo que sabemos de nosotros y la gente también conoce de ti, es la parte pública, es la parte que se ve de tu personalidad. Es cuando la gente dice: Él es muy tranquilo, o muy paciente, muy sonriente o enojón.

 

  • La ventana Privada.- Que es lo que solo tú y Dios conocen de ti. Ni tu esposa, tus hijos o tu mejor amigo conoce de ti. Ahí se albergan los hábitos o las luchas ocultos más descarnadas que estás librando o los sueños más importantes que no andas contando.

 

  • La ventana ciega u oculta.- Está formada por aquellas cosas que los demás saben de ti, pero que tú no sospechas que eres. Es cuando la gente dice: Que pesado es fulano, pero que pedante, que presumido, que grosero es o que gordo que cae, pero tú no te das cuenta de que lo eres.

 

Alguien describió esta venta como el olor a pies, todo mundo percibe el mal olor menos el dueño de los pies.

 

Aquí en este cuadrante es cuando se necesitan verdaderos amigos, que te digan la verdad, lo que tú no puedes ver. A los pastores nos toca muchas veces pararnos en este cuadrante de la gente y la gente no está lista para trabajar esas cosas ocultas.

 

Salmo 19:12 “ 12 ¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos.”

Esto está diciendo el Salmista, David escribió este Salmo, y miren que, si tenía áreas ocultas, pero Dios siempre está ahí para ayudarnos.

  • La ventana desconocida.- Está compuesta por las cosas que la gente no puede ver de ti, pero tú tampoco. Este cuadrante solo lo puede ver el Señor. Aquí están escondidas las habilidades o las cualidades que aún no descubres. Y también está formado por los asuntos de tu vida que el cerebro decidió enterrar y que ya no te acuerdas. Es cuando la gente dice: "Si pasó, me dolió, pero ya salí, ya estoy bien", y no es cierto, las consecuencias están ahí y todavía te son inconscientes. Nadie lo puede ver, solo Dios.

Estas dos últimas ventanas son las más importantes para verdaderamente lograr un crecimiento espiritual y por ende emocional y de pensamientos.

Las cosas que están en el cuadrante ciego y en el cuadrante desconocido solo Dios nos puede ayudar a resolver.

Nosotros solos no podemos. Pero debes tener el entendimiento y las ganas de crecer, a pesar de lo que pudiera doler. Crecer duele, dicen los médicos. A los jóvenes les duelen los huesos cuando crecen, pero también les duele el alma. Y muchas veces por ese dolor es que nos negamos a pedirle ayuda a Dios.

 

VIII       MINISTRACIÓN

Él como Padre amoroso quiere verte crecer y solo Él sabe como hacerlo. Pidámoselo al Padre.

Solo Cristo te puede acercar al Padre. Él es el único camino al padre, Él es tu verdad, que es más alta que tu realidad y él es tu vida. Y si caminas con Jesús alcanzaras la vida eterna y una vida en abundancia y plenitud aquí en la tierra.

Hoy es un buen día para que hagas a Jesús tú Señor y Salvador y le pidas que te ayude a crecer o a seguir creciendo y nos ayude a bailar en la vida con los tirantes puestos.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved