Predicaciones

I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada enseñamos que no se puede amar a quien no se conoce, por lo tanto, no se puede amar a Dios si antes no se le conoce.
El anhelo de nuestro corazón es que usted haya salido de aquí inspirado a buscar ser lleno del Espíritu Santo para encontrar esa forma única y especial en la que Dios le ama y se comunica con usted, eso lo hará crecer en su relación de amor e intimidad con el Padre de nuestro Señor Jesucristo y usted pueda vivir su vida llena de gozo y alegría, levantando cada día más y más escombros mientras re escribe la historia de su vida y la de sus generaciones.
II       INTRODUCCIÓN
Vayamos al mensaje de hoy.
 
Romanos 12:2 "2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta."
 
Mateo 16:17-18 "17Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18Y yo también te digo, que tú eres Pedro [griego Petros], y sobre esta roca [griego petra, “piedra”] edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.
 
La Biblia nos enseña en Romanos 12:2 que Dios quiere que cambiemos nuestra manera de pensar y que cada día pensemos más como Él, y entendamos mejor cuál es su voluntad para con cada uno de nosotros.
 
Por eso, Dios constantemente nos está dando nuevas revelaciones de cómo opera en nuestras vidas lo que él ya dejó en su palabra. No es que Dios nos dé alguna revelación que venga a cambiar o a agregarle a lo que Él ya dejó en su palabra, sino que lo que él busca es que se nos sea revelada su palabra para que nos vaya transformando.
 
Marcos 2:2222Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar.”
 
Vino, odre y mentes viejas.
 
El vino nuevo representa las nuevas revelaciones de Dios a tu vida y los odres representan nuestra mente. Nuestra mente se hace vieja cuando ya no quiere cambiar, cuando que cree que en esa área o en ese tema ya lo sabe todo o que no puede cambiar, entonces esa es una mente vieja,  y Dios dice que en esa mente no podrá enviar nuevas revelaciones porque la revelación se perdería, pero sobre todo porque la mente de esa persona se rompería.
 
Ahora, entendamos esto, Dios ama al odre viejo, Dios ama al de mente cerrada, por eso no le envía nuevas revelaciones para su vida para que su mente no se rompa, no es tanto por que se desperdicie el vino de la revelación, porque en las bodegas celestiales hay muchísimo vino, más bien, Dios lo hace por el gran amor que le tiene a cada uno de nosotros y él no quiere que se nos rompa la mente.
 
Pero lo que Él quisiera es que se abriera nuestra mente para recibir sus constantes revelaciones de lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas y vayamos creciendo a la estatura de Cristo y avanzando hacia esos planes grandes de bien y no de mal que Él tiene para cada uno de nosotros, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Abriendo mis ojos y mi mente.
 
 
III         EL ABRE NUESTRA MENTE PARA QUE LE CREAMOS
 
En el camino a Emaus, Jesús se les aparece a dos de sus discípulos, Cleofas y alguien más, y les pregunta que está pasando en Jerusalén y ellos comienzan a platicarle todo lo que pasó con Jesús, y Jesús viendo que no le habían reconocido, comienza Él a hablarles todo lo que de Él se decía en la Ley, los profetas y los Salmos. Y cuando pasan por su aldea lo invitan a quedarse, pero hasta ese momento, seguían sin conocer que era Jesús. Mientras cenaban, dice la Escritura:
Lucas 24:30-3230Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan y lo bendijo, lo partió, y les dio. 31Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista. 32Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?
Cuando Jesús te abre las Escrituras comienza a haber un ardor en tu corazón por saber más de Él, por conocerlo más a Él. Es cuando la Biblia deja de ser un libro cualquiera y se convierte en el Libro.
 
Estos dos discípulos fueron a contárselo a los once apóstoles y a los demás discípulos, pero aun a ellos no les creyeron, y mientras contaban su historia, dice la Biblia que Jesús se les aparece en medio de todos y todos se asustan, creyendo que están viendo a un fantasma, Él les enseña las marcas de sus manos, pero aun así no le creyeron.
 
(NTV) Lucas 24:41-4541 Aun así, ellos seguían sin creer, llenos de alegría y asombro. Entonces les preguntó:¿Tienen aquí algo para comer?. 42 Le dieron un pedazo de pescado asado, 43 y él lo comió mientras ellos miraban.44 Entonces dijo: Cuando estaba con ustedes antes, les dije que tenía que cumplirse todo lo escrito acerca de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los Salmos. 45 Entonces les abrió la mente para que entendieran las Escrituras,”
 
Ellos estaban llenos de alegría y asombro, pero seguían sin creer. Eso puede pasar con nosotros, nos alegramos y nos asombramos de ver a Jesús obrar en nuestras vidas, pero no le creemos que esos planes grandes y de bien sean para nosotros.
 
Por eso, aquí entendemos que primero Jesús les abrió los ojos para que lo reconocieran, después les abrió las Escrituras para que supieran, para que tuvieran conocimiento, pero al final les abrió la mente para que pudieran entender las revelaciones de las Escrituras en sus vidas, les ardiera el corazón y supieran lo que debían hacer.
 
Eso quiere hacer Jesús contigo y conmigo, primero Él te abre los ojos para que lo reconozcas como tu Señor y Salvador, después te abre las Escrituras para que puedas conocer en ellas todo lo que Él tiene para ti, pero también Él te abre la mente para que creas todo lo que dicen las Escrituras de ti.
 
 
IV         DIOS ES UN DIOS DE CAMBIOS
 
Dios es un Dios de cambios, no que él cambie, porque Él es el mismo ayer, hoy y por los siglos, pero en la medida que nosotros abrimos la mente y nos disponemos para Él, Él hace cosa nueva con nosotros.
 
Historia del rey Ezequías.
 
Ezequías era rey de Judá y se enfermó y Dios le mandó al profeta Isaías para darle una palabra de parte de Dios y el profeta va a su lecho de enfermedad y le dice: 
 
Isaías 38:11… Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás.
Y Ezequías se voltea a la pared y clama al Señor, pero con una mente abierta:
Isías 38:3-63y dijo: Oh Jehová, te ruego que te acuerdes ahora que he andado delante de ti en verdad y con íntegro corazón, y que he hecho lo que ha sido agradable delante de tus ojos. Y lloró Ezequías con gran lloro. 4Entonces vino palabra de Jehová a Isaías, diciendo: 5Ve y di a Ezequías: Jehová Dios de David tu padre dice así: He oído tu oración, y visto tus lágrimas; he aquí que yo añado a tus días quince años. 6Y te libraré a ti y a esta ciudad, de mano del rey de Asiria; y a esta ciudad ampararé.”
Dios cambió al escuchar la oración de Ezequías porque vio en Ezequías un hombre que entendía quién era Dios, que tenía la mente abierta para Él. Parecía que Dios pensaba cambiar de rey para vencer a los de Asiria, pero decidió que los vencerías con Ezequías. 
Dios está buscando odres nuevos para que su revelación produzca cambios.
 
Dios nos ha estado hablando de lo que significa levantar los escombros generacionales y reconstruir nuestras vidas y las de nuestra familia por las generaciones, pero es hasta que estás listo para recibir nuevas revelaciones que Dios te abre la mente para que realmente inicies tu proceso de reconstrucción, pero si no estás listo, si no estás abierto a lo nuevo de Dios para tu vida, Él no va a dejar que esta información llegue a tu mente y ahora estés más estresado y sufriendo porque no puedes o no ves que realmente esté pasando, pero cuando decides creerle a Dios y pones tu mente en modo abierto, en modo cambio, Dios comienza a revelarte su palabra y los cambios llegan a tu vida.
 
La mente vieja que se queda en el pasado.
 
A veces nos quedamos en el pasado y pensamos que los tiempos pasados fueron mejores, no, solo fueron diferentes, los jóvenes ahora piensan diferente y hay que sumergirse en su mundo para entenderlos, disfrutarlos, y poderlos ayudar, sean tus hijos, tus alumnos, o quien sea.
 
La Biblia es un medio no un fin.
 
Hay gente que lee la Biblia para aprender más Biblia, para saber más de la Biblia y ese es un error, la Biblia no fue escrita como un fin, sino como un medio para conocer más a Dios.
 
La Biblia se debe leer siempre con la expectativa de conocer más a Dios y de encontrar cómo mejorar nuestra relación con Él, en las diferentes facetas o áreas de nuestra vida, y aun en los diferentes momentos de nuestra vida.
 
Si sabes mucho de la Biblia, pero no estás creciendo en tu relación con el Espíritu Santo, es porque la estás leyendo sin la presencia del Espíritu Santo en tu vida.
 
2ª Corintios 3:66el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto,  no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.”
 
 
V          NO IMPORTA QUIEN CREES QUE ERES
 
Hoy te quiero dar una revelación: No importa tu pasado, Dios te quiere usar. Dios quiere derramar su poder sobre ti y usarte.
 
Saúl fue el primer rey de Israel, muchos lo recuerdan solo por su desobediencia que lo llevó a perder el trono, pero esa no era la idea de Dios con él. La Escritura dice que Saúl era un hombre alto, guapo y apuesto, que de hombros para arriba era el más alto de Israel, pero aparece en la escena de la Biblia buscando las burras de su papá. Y se lleva a su criado para juntos buscar y tratar de encontrar esas asnas. Eso no es como para presumir. ¿A qué te dedicas ahora? A buscar burras perdidas, pues como que no es lo que todos esperaríamos de un futuro rey.
 
Después se enteran que hay un vidente en la ciudad y deciden ir a consultarlo para preguntarle  dónde están las burras, y lo encuentran, ese hombre es Samuel, y cuando Saúl le pregunta si él es el vidente, la Escritura narra en:
 
1 Samuel 9:19 y 2119Y Samuel respondió a Saúl, diciendo: Yo soy el vidente; sube delante de mí al lugar alto, y come hoy conmigo, y por la mañana te despacharé, y te descubriré todo lo que está en tu corazón. 21Saúl respondió y dijo: ¿No soy yo hijo de Benjamín, de la más pequeña de las tribus de Israel? Y mi familia ¿no es la más pequeña de todas las familias de la tribu de Benjamín? ¿Por qué, pues, me has dicho cosa semejante?”
Ya Dios le había dicho a Samuel que se encontraría con Saúl a quien debía ungirlo como rey de su pueblo para liberarlo de los filisteos, y Samuel lo invita a cenar con él, pero le dice que primero le descubrirá lo que hay en su corazón.
 
Pero Saúl pensaba que era alguien pequeño porque venía de una tribu pequeña y una familia pequeña, y no se creía digno de que el profeta le diera una palabra de parte de Dios.
 
1 Samuel 10:1 y 61Tomando entonces Samuel una redoma de aceite, la derramó sobre su cabeza, y lo besó, y le dijo: ¿No te ha ungido Jehová por príncipe sobre su pueblo Israel? 6Entonces el Espíritu de Jehová vendrá sobre ti con poder, y profetizarás con ellos, y serás mudado en otro hombre. 7Y cuando te hayan sucedido estas señales, haz lo que te viniere a la mano, porque Dios está contigo.
Cuando te enamores de Dios y descubras lo que hay en tu corazón por Él y te llenes del Espíritu Santo, comenzarás a creer y a hablar, que es profetizar, las cosas que dice Dios de ti y entonces, serás cambiado en otra persona, serás transformado, porque transformaste tu mente, abriste tu mente a nuevas revelaciones, y la palabra de Dios dice que: Cuando esto te haya sucedido, haz lo que te viniere a la mano por hacer porque Dios estará contigo.  

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved