Dom, Jun 26, 2022
DIEZ VECES MEJORES. Cuidando el corazón para Dios
Daniel 2:24 por Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Hoy vamos a hablar de: Cómo ser mejores espiritualmente.

Déjeme decírselo en una frase: “La fuerza para vivir una vida gloriosa no nos viene de nuestra fuerza de voluntad o determinación, nos viene de conocer a Cristo y recibir su maravillosa gracia y favor inmerecido.”

Serie: AÑO 2022 “AÑO DE REPOSO Y ACELERAMIENTO”

Hoy Dios nos va a enseñar en su palabra cómo poder vivir esa vida gloriosa en medio de un mundo que se cae a pedazos en sus valores y costumbres y que se rige por parámetros muy distintos a los de Él.

 

II          INTRODUCCIÓN

La Biblia dice que nosotros los creyentes en Cristo no somos como todo el mundo, que somos únicos y muy especiales para Dios, por eso Jesús oró al Padre diciendo:

(RVR60) Juan 17:15-16 “15No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 16No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.”

De este versículo es que salió esa frase evangélica tan conocida: Vivimos en el mundo, pero no somos del mundo.

Lo que significa esta frase es que somos espirituales en medio de un mundo secular.

Secular significa: Alejado de lo espiritual.

Entonces la pregunta es ¿Cómo podemos ser espirituales en un mundo alejado de lo espiritual?

La verdad es que se hace difícil vivir en una cultura secular que tiene sus propias normas sociales, sus variadas preferencias en lo que a estilos de vida se refiere y ahora con “influencers” y famosos diciendo lo que los jóvenes y adultos deben ser y hacer.

Entonces ¿Cómo nosotros los creyentes podemos ser espirituales en un mundo tan diferente a lo que Dios quiere?              

La historia de Daniel nos ayudará a encontrar la respuesta:

(RVR60) Daniel 1:19-20 “ 19Y el rey habló con ellos, y no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey. 20En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino.

Las semanas anteriores hemos aprendido hermosas lecciones acerca de la gracia y el favor de Dios, de hombres como Caleb y David; hoy aprenderemos de Daniel como ser diez veces mejores que los “sabios del mundo”.

De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: DIEZ VECES MEJORES. Guardando el corazón para Dios.

 

III            EMPECEMOS POR NO CONTAMINARNOS   

Esta primera parte del mensaje se llama: Empecemos por no contaminarnos.

Vayamos a conocer la historia de Daniel:

(RVR60) Daniel 1:1, 3-4 y 6-7 “1En el año tercero del reinado de Joacim rey de Judá, vino Nabucodonosor rey de Babilonia a Jerusalén, y la sitió. 3Y dijo el rey a Aspenaz, jefe de sus eunucos, que trajese de los hijos de Israel, del linaje real de los príncipes, 4muchachos en quienes no hubiese tacha alguna, de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia y de buen entendimiento, e idóneos para estar en el palacio del rey; y que les enseñase las letras y la lengua de los caldeos. 6Entre éstos estaban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, de los hijos de Judá. 7A éstos el jefe de los eunucos puso nombres: puso a Daniel, Beltsasar; a Ananías, Sadrac; a Misael, Mesac; y a Azarías, Abed-nego.”

Allá por el año 600 antes de Cristo, Babilonia y su rey Nabucodonosor, invadieron Israel y se llevaron cautivos a mucha gente, especialmente a los jóvenes, entre los que iba Daniel y a sus tres amigos: Sedrac, Mesac y Abed-.Nego.

(RVR60) Daniel 1:5 “5Y les señaló el rey ración para cada día, de la provisión de la comida del rey, y del vino que él bebía; y que los criase tres años, para que al fin de ellos se presentasen delante del rey.

 El rey Nabucodonosor quería incluirlos en su cuerpo de hombres sabios y por eso los quería entrenar en las costumbres babilónicas por tres años, para que después se unieran a ese cuerpo de hombres sabios que le daban consejo al rey.

Pero miren lo que hizo Daniel:       

(RVR60) Daniel 1:8-15 “8Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse. 9Y puso Dios a Daniel en gracia y en buena voluntad con el jefe de los eunucos; 10y dijo el jefe de los eunucos a Daniel: Temo a mi señor el rey, que señaló vuestra comida y vuestra bebida; pues luego que él vea vuestros rostros más pálidos que los de los muchachos que son semejantes a vosotros, condenaréis para con el rey mi cabeza. 11Entonces dijo Daniel a Melsar, que estaba puesto por el jefe de los eunucos sobre Daniel, Ananías, Misael y Azarías: 12Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber. 13Compara luego nuestros rostros con los rostros de los muchachos que comen de la ración de la comida del rey, y haz después con tus siervos según veas. 14Consintió, pues, con ellos en esto, y probó con ellos diez días. 15Y al cabo de los diez días pareció el rostro de ellos mejor y más robusto que el de los otros muchachos que comían de la porción de la comida del rey.”

Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la comida que comían en el palacio del rey de Babilonia, y eso los hizo lucir un aspecto más sañosamente y robustos que los otros muchachos que sí aceptaron contaminarse de la comida babilónica.

El mundo trata de contaminarte.  

Vendrán tiempos difíciles en los que te encontrarás en el mismo lugar que Daniel, te enfrentarás a situaciones que querrán contaminar tu corazón y tú alma.

Habrá momentos, o quizá ahora mismo estés pasando por un momento en el que tus valores y convicciones cristianas serán confrontadas al tener que tomar duras decisiones en tu escuela o tu universidad, en tu trabajo, en tus relaciones personales y en tu estilo de vida, a la luz de la “nueva normalidad” que la sociedad ha adoptado.

Llegará un punto donde los amigos y familiares que no te conocen bien te dirán:

“Sólo se vive una vez. Dale al cuerpo lo que pide.”

“¿Qué haces perdiendo el tiempo en la iglesia? Vámonos a pasear.”

“¿Por qué sigues esas reglas? Haz lo que tú quieres.”

“¡Hey! ¡Sólo será una vez, nadie se dará cuenta!”

Y cosas aún peores que estas, pero Dios dice:

(TLA) Efesios 5:10:14 “10 Traten de hacer lo que le agrada a Dios. 11 No se hagan cómplices de los que no conocen a Dios; al contrario, háganles ver su error, pues sus hechos no aprovechan de nada. 12 ¡La verdad es que da vergüenza hablar de lo que ellos hacen a escondidas! 13 Cuando la luz brilla, todo queda al descubierto y puede verse cómo es en realidad. 14 Por eso alguien ha escrito: «¡Despiértate, tú que duermes! Levántate de entre los muertos, y Cristo te alumbrará.»

Esto quiere decir que lo que Dios quiere es que no te contamines haciendo lo que el mundo hace como la “nueva normalidad”.

Lo que le agrada a Dios sigue siendo lo mismo desde el principio de la creación, Él no cambia, las modas cambian, pero Él no cambia.

Encontré esta versión americana y me gustó mucho como se traduce:

(MSG) Efesios 5:12-13 “12Es un escándalo cuando las personas desperdician sus vidas en cosas que deben hacer en la oscuridad donde nadie verá. 13Arranca la cubierta de esos fraudes y mira cuán atractivos se ven a la luz de Cristo.”

Es un desperdicio querer vivir la vida como la vive el mundo secular, apartados lo más posible de Dios, pero debemos aprender a ver cuan atractivos somos cuando la luz de Cristo nos ilumina. ¡Aleluya!

Podemos concluir que el mundo tratará de convencernos de “alimentarnos de su nueva normalidad”, pero nosotros hoy decidimos no contaminarnos y decidimos que nos vemos más rozagantes, más sanos y más atractivos bajo la luz de Cristo.

 

IV            ALIMENTADOS PARA SUS PROPÓSITOS

Esta segunda parte del mensaje se llama: Alimentados para sus propósitos.

(RVR60) Daniel 1:12 y 17-20 “ 12Te ruego que hagas la prueba con tus siervos por diez días, y nos den legumbres a comer, y agua a beber.  17A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños. 18Pasados, pues, los días al fin de los cuales había dicho el rey que los trajesen (los tres años), el jefe de los eunucos los trajo delante de Nabucodonosor. 19Y el rey habló con ellos, y no fueron hallados entre todos ellos otros como Daniel, Ananías, Misael y Azarías; así, pues, estuvieron delante del rey. 20En todo asunto de sabiduría e inteligencia que el rey les consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino.”

Cuando te guardas de “alimentarte” de la comida que te ofrece el mundo y sus modas, y te alimentas de la comida que viene de Dios, no sólo serás diez veces más sano y más fuerte, sino que tendrás diez veces mejor inteligencia y sabiduría que antes y que otros pares como tú.

Alimentado para Babilonia.

¿De qué te quiere alimentar el mundo y su “nueva normalidad”?

Y así te quiere convencer de que vivas alimentándote de la “comida de babilonia”, en vez de alimentarte de la comida del cielo.

La comida que ofrece el mundo secular es muy sabrosa pero muy dañina:

(RVRAC) Daniel 1:5 “5 El rey les asignó para cada día una ración de los manjares del rey y del vino que él bebía. Ordenó que se les educase durante tres años, para que al fin de ellos se presentaran al servicio del rey.”

El rey de este mundo, que es el diablo, quiere que comas de los “manjares y del vino que él come”, para que seas “educado en su sistema” y puedas servirle a sus propósitos y no a los propósitos de Dios.

Daniel nos pone la muestra de que sí se puede uno guardar de las “viandas” que ofrece el mundo, y ojo a esto: Daniel llegó a Babilonia cuando tenía quince años, era un teenager.

Consecuencias de alimentarte para Dios.

Pero cuando te alimentas de Dios, de su palabra, de la luz de Cristo, con los valores de Cristo en vez de los valores de una sociedad decadente, esta es la consecuencia: Te haces más sabio y más inteligente.

Mira lo que pasó con Daniel:

Nabucodonosor tuvo un sueño y mandó a llamar a sus sabios y astrólogos y les pidió que le revelaran el significado de su sueño. Ellos le pidieron que les dijera cuál había sido el sueño, pero él les dijo que, si eran sabios de verdad, debían saber cuál era el sueño y la interpretación, a lo que ellos dijeron que eso era imposible, que no había nadie en el mundo que pudiera hacer eso. El rey Nabucodonosor se enojó con ellos e hizo un decreto donde todos los sabios de Babilonia debían morir, eso incluía a Daniel y sus tres amigos, porque ya eran del equipo de sabios del rey.

Entonces, narra la Biblia:

(RVR60) Daniel 2:24-28 “ 24Después de esto fue Daniel a Arioc, al cual el rey había puesto para matar a los sabios de Babilonia, y le dijo así: No mates a los sabios de Babilonia; llévame a la presencia del rey, y yo le mostraré la interpretación.25Entonces Arioc llevó prontamente a Daniel ante el rey, y le dijo así: He hallado un varón de los deportados de Judá, el cual dará al rey la interpretación. 26Respondió el rey y dijo a Daniel, al cual llamaban Beltsasar: ¿Podrás tú hacerme conocer el sueño que vi, y su interpretación? 27Daniel respondió delante del rey, diciendo: El misterio que el rey demanda, ni sabios, ni astrólogos, ni magos ni adivinos lo pueden revelar al rey. 28Pero hay un Dios en los cielos, el cual revela los misterios, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de acontecer en los postreros días. He aquí tu sueño, y las visiones que has tenido en tu cama:”

Entonces, David le dijo el sueño y la interpretación, (que por hoy no entro en detalles del sueño), usted lo puede leer en su casa.

(RVR60) Daniel 2:46-49 “46Entonces el rey Nabucodonosor se postró sobre su rostro y se humilló ante Daniel, y mandó que le ofreciesen presentes e incienso. 47El rey habló a Daniel, y dijo: Ciertamente el Dios vuestro es Dios de dioses, y Señor de los reyes, y el que revela los misterios, pues pudiste revelar este misterio. 48Entonces el rey engrandeció a Daniel, y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia. 49Y Daniel solicitó del rey, y obtuvo que pusiera sobre los negocios de la provincia de Babilonia a Sadrac, Mesac y Abed-nego; y Daniel estaba en la corte del rey.”

Cuando te mantienes lo más alejado que se pueda de la comida del mundo y te alimentas constantemente de la comida de Dios, de su palabra y guardas tu corazón para él, tus sentidos espirituales se despiertan.

Dios te da sabiduría e inteligencia y además te dará la revelación de las decisiones que debes tomar, de las ideas que debes poner en acción, y de muchas cosas que la gente no verá.

Te dará un lugar especial en todo lo que hagas y te pondrá a reinar para que cumplas con sus propósitos y los de tus generaciones, por cuanto has guardado tu corazón para sus propósitos.

Así que podemos concluir esta parte del mensaje diciendo que si queremos cumplir los propósitos de Dios que ha puesto en nuestros corazones, guardemos nuestro corazón de los “manjares que ofrece el mundo” y alimentémonos más de la palabra de su gracia y su favor inmerecidos.

 

V          DIOS HONRA A LOS QUE LE HONRAN

Esta última parte se llama: Dios honra a los que le honran.

Si bien es cierto, hoy sabes que todo la maldad o el pecado que hagas ya no te condena, ya no te es tomado en cuenta, por la obra de amor consumada por Cristo en la cruz, como dice el apóstol Pablo:

(NVI) Romanos 4:6-8 “David dice lo mismo cuando habla de la dicha de aquel a quien Dios le atribuye justicia sin la mediación de las obras: «¡Dichosos aquellos a quienes se les perdonan las transgresiones y se les cubren los pecados! ¡Dichoso aquel cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta!»

Al estar bajo el pacto de la gracia, tú sabes que no estás bajo condenación, porque donde abunda el pecado sobreabunda la gracia.

Lo que provoca contaminarse del mundo.

Alimentarse de lo que el mundo te ofrece, ya no se trata de pecado y condenación, se trata de que eso limita tus sentidos espirituales y no te deja ver bien.

Mira cómo se los pidió el apóstol Pablo a los efesios:

(NBV) Efesios 4:17-20 17 Por eso les digo e insisto de parte del Señor que no vivan ya como los paganos: ciegos y confundidos. 18 Ellos tienen nublada la mente y desconocen la vida que viene de Dios. Esto se debe a que son ignorantes y han endurecido su corazón. 19 Así, después de haber perdido la vergüenza, se han entregado sin freno alguno a cometer toda clase de inmoralidades. A pesar de que hacen cuanta maldad les viene en gana, nunca están satisfechos. 20 ¡Pero eso no es lo que ustedes aprendieron acerca de Cristo!”

Estar viendo todo el tiempo Netflix, jugando videojuegos, viendo redes sociales, hablando groserías, oyendo chismes, haciendo juicios de la gente, viendo películas llenas de sexo y vulgaridades, tomar alcohol como alguien del mundo, anhelar ser como el mundo es, todo esto te limita y bloquea tus sentidos espirituales para que ni siquiera te des cuenta de lo que tienes que cambiar o lo que te conviene hacer.

Las ideas que Dios quiere que recibas no llegan, la revelación que Dios quiere darte para salir de esa circunstancia no la entiendes, no comprendes lo que significan los sueños que Dios te da, porque los “manjares del mundo” tienen bloqueados tus sentidos, obstruyen tus pensamientos y apesadumbran tus sentimientos.

Pero si tu comienzas a guardar tu corazón de todas esas cosas, y haces una prueba, literal, por diez días, sin mirar redes, sin ver ese tiempo de películas, sin hablar groserías, sin imitar las cosas del mundo, te vas a sentir más sano, tu rostro se verá mejor y si permaneces así, te volverás diez veces más sabio y más inteligente que tus iguales con los que compitas, en el trabajo, en la escuela, en la vida.

Frase: Dios no honra cristianos, Dios honra cristianos al que le honra.

(NVI) 1 Samuel 2:30 “30 »( Elí) Por cuanto has hecho esto, de ninguna manera permitiré que tus parientes me sirvan (cómo sacerdotes), aun cuando yo había prometido que toda tu familia, tanto tus antepasados como tus descendientes, me servirían siempre. Yo, el Señor, Dios de Israel, lo afirmo. Yo honro a los que me honran, y humillo a los que me desprecian.”

Concluyamos esta parte del mensaje diciendo: Honremos a Dios con lo que vemos, oímos y hablamos, y Dios nos honrará dándonos una inteligencia y una sabiduría diez veces mejor que la que hoy tenemos.

 

VI         MINISTRACIÓN

Amados, guardemos el corazón de lo “atractivo que el mundo secular ofrece” y Dios nos pondrá en el lugar y momentos adecuados, nos dará las ideas que vienen de Él, nos limpiará nuestros corazones y veremos con claridad lo que tenemos que hacer para cumplir esos grandes y hermosos planes que Dios ha sembrado en nuestros corazones, diez veces mejor que si seguimos dejándonos contaminar de las cosas que él mundo ofrece cómo “normales”.

Amén.