Predicaciones

Sermones de esta serie

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada entendimos que Jesús nos quiere abrir los ojos, las escrituras y la mente para que entendamos las revelaciones que el Padre nos quiere dar y podamos hacer todos los planes que Él tiene para nosotros.
(NVI) Lucas 24:45-4945 Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras. 46 —Esto es lo que está escrito —les explicó—: que el Cristo padecerá y resucitará al tercer día, 47 y en su nombre se predicarán el arrepentimiento y el perdón de pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén. 48 Ustedes son testigos de estas cosas. 49 Ahora voy a enviarles lo que ha prometido mi Padre; pero ustedes quédense en la ciudad hasta que sean revestidos del poder de lo alto.”

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada enseñamos que no se puede amar a quien no se conoce, por lo tanto, no se puede amar a Dios si antes no se le conoce.
El anhelo de nuestro corazón es que usted haya salido de aquí inspirado a buscar ser lleno del Espíritu Santo para encontrar esa forma única y especial en la que Dios le ama y se comunica con usted, eso lo hará crecer en su relación de amor e intimidad con el Padre de nuestro Señor Jesucristo y usted pueda vivir su vida llena de gozo y alegría, levantando cada día más y más escombros mientras re escribe la historia de su vida y la de sus generaciones.
Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
Hemos enseñado que se reconstruye una vida familiar y generacional desde el gozo con el que tú vivas tu vida y hemos enseñado que esto se logra desde tu lugar secreto de oración, el gozo nace de tu relación de intimidad con Dios.
Así que al igual que Nehemías, lo primero que debemos reconstruir son los muros de nuestra oración, volver a lo básico, volver a pasar tiempo con Dios detrás de la puerta, confiando que nuestro Padre que ve lo secreto nos recompensará en público.
Luis David Meza
I INTRODUCCIÓN
Dios nos está llamando a reconstruir nuestra vida y la de nuestra familia por generaciones. Cuando el Señor nos dice que levantaremos los escombros de muchas generaciones, debemos entender que no solo es para ellos, sino también para nosotros, es más, debemos tener claro que la manera de saber que estamos levantando los escombros de nuestras generaciones es que nuestra vida la estamos levantando, la estamos cambiando, la estamos viviendo diferente, a pesar de nuestras dificultades, a pesar de nuestras malas circunstancias. ¿Me está siguiendo?
Luis David Meza
I INTRODUCCIÓN
La semana pasada Dios nos enseñó que nos ha dado la promesa de que nosotros levantaremos los escombros de nuestras generaciones y reedificaremos nuestra familia a partir del cimiento que es Cristo.
Y hoy Dios puso en mi corazón, para terminar esta serie, el hablar de cómo levantar esos escombros, de cómo se reconstruye una ciudad familiar a partir de tu propia restauración personal, de aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Detrás de la línea que estoy trabajando.

Luis David Meza
I INTRODUCCIÓN
Al profeta Isaías le fue revelado cuál sería el propósito del Hijo de Dios sobre la tierra, setecientos años antes de que sucediera y sé que se cumplió, porque lo dice el Libro de Lucas, capítulo cuatro.
Isaías 61:11El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;
Sigue diciendo el versículo cuatro:
Isaías 61:44Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.”
Esto quiere decir que el Padre envió a Jesús y a su Espíritu Santo para vernos que cada uno de nosotros podamos limpiar los escombros de nuestras generaciones antiguas y reedificar nuestras ciudades, que significa, volver a edificar a nuestra familia pero ahora conforme al corazón de Dios, ¿Me sigue? De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Levantaré los escombros de mis generaciones.

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada entendimos que no estamos deprimidos, estamos desenfocados y conocimos el enfoque que nos llevará directo a los planes y propósitos de Dios.
Con las gráficas entendimos que A Dios no le preocupan tanto nuestras circunstancias, sino que Él evalúa nuestro corazón en medio de toda circunstancia, las buenas y las malas y en todas espera hallar fe, confianza y paz de que Él lo tiene realmente todo bajo su control y eso solo se puede si la gráfica de tu relación con Él es para arriba.
Jesús le dijo a Pedro:
Mateo 16:2323Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.”
De igual modo Jesús espera que nuestra mirada esté en las cosas de Dios y no en las de los hombres. Toda la Escritura es filtrada en estas gráficas:
Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada hablamos acerca de cómo la unción fresca nos mantendrá enfocados en los propósitos de Dios. Conocimos los tres enfoques de la vida cristiana: El interno, el externo y el natural, y dijimos que, si logramos entenderlos y ponerlos por obra, eso nos ayudará a nunca desenfocarnos de cómo se juega la vida que Dios nos dio.
Aprendimos que no debemos perder el enfoque de la vida persiguiendo gigantes, que son tus circunstancias, que no estamos diseñados para alcanzar o cambiar y en lugar de jugar el juego de la vida con las reglas que Dios nos dio, acabemos frustrados, enojados, asustados, nalgueados y orinados en alguna o algunas áreas de nuestra vida, en el mejor de los casos y no en todas.
(Para entender este último párrafo vea el mensaje 32 de la semana pasada).
Luis David Meza
I INTRODUCCIÓN
Cuando yo era niño me gustaba mucho que mi papá me viera jugar, jugar siempre fue divertido, jugaba con mi hermano fútbol que era 3 años y medio mayor que yo, pero cuando estaba mi papá presente el juego era más divertido.
Un día empezamos a jugar a las atrapadas alrededor de la mesa del comedor, delante de mi papá que estaba sentado en la sala mirándonos, yo tendría seis o siete años, mi hermano sobre 11 años, y yo lo estaba correteando para alcanzarlo, pero él era más grande, él solo corría un poco más rápido que yo para que no lo alcanzara, así que empecé a frustrarme porque yo quería alcanzarlo y ganarle y presumirle delante de mi papá, pero él se iba riendo y yo me iba enojando, empecé a llorar y seguía corriendo y mi hermano más se reía, y cuando ya casi lo alcanzaba, aceleraba un poquito y más me frustraba y me empecé a enojar más y más, y ya bufaba del coraje mientras lo perseguía y mi papá se dio cuenta que yo ya no estaba jugando, que yo ya estaba peleando, y mi hermano corrió más duro y se subió por la escalera al segundo piso, y yo me quedé bufando en el segundo escalón de la escalera, respirando amenazas de muerte como dice la Escritura del Apóstol Pablo, pero mi papá se paró tras de mí, me dio una nalgada que me subió dos escalones del impulso, y toda la escalera me subió a nalgadas, mientras él me nalgueaba, yo del susto más lloraba y un líquido tibiecito empezó a rodar por mis piernas. Y bueno, ahora estaba frustrado, enojado, asustado y orinado.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved