Predicaciones

Sermones de esta serie

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Con este mensaje despedimos al año 2020 y le damos la bienvenida al año 2021.

A este año 2020 se le recordará por décadas como “el año del coronavirus”. Aunque se descubrió en 2019, por eso se abrevia COVID-19, fue en el 2020 donde se impregnó en todo el mundo.

Sin duda alguna, el coronavirus nos predicó todo el año, nos dejó grandes enseñanzas, pero hoy Dios quiere bajar al coronavirus del púlpito.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Generalmente el fin de año es el tiempo ideal para hacer los planes y propósitos del próximo año.

Pero aprendimos la semana pasada aprendimos que, si queremos que el 2021 sea un año mejor que el 2020, tenemos que ser nosotros los que hagamos cosas mejores que las que hicimos este año, aprendimos que nada va a cambiar si nosotros no lo provocamos.

Recordamos también que estamos en los planes de Dios, pero aprendimos que Dios no hará lo que nos toca hacer a nosotros.

Así que, hoy Dios nos quiere hablar de cómo lograr que el año próximo sea mejor que este que está terminando.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Muchas veces cuando leemos o escuchamos la palabra de Dios, creemos que Dios les habla a otros y no a nosotros, pero siempre es importante escuchar su palabra con mucha fe y una gran expectativa de que algo o mucho pueda hacer en nosotros y no solamente en otros.

El mensaje de hoy nos hará voltear a mirarnos.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos hizo recordar que somos como suciedad, como basura, pero revestidos de Cristo, y eso nos hizo bien, para no permitir que el pecado quede oculto y corrompa nuestro revestimiento de ese “oro rojo” sobre nosotros que es la sangre preciosa de Jesús derramada en la cruz para darnos vida eterna y vida en abundancia.

Ahora, yendo hacia el otro extremo, hoy Dios nos quiere recordar cual es el valor que nos proporciona ese “oro rojo” en nosotros.

Sin él somos como basura, con él somos como oro, pero a nosotros nos corresponde hacer que ese oro brille.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Esta no será una de esas prédicas lindas, emotivas o graciosas, más bien será una prédica de esas que podemos llamar, duras, directas o un poco crudas, pero muy necesarias de tiempo en tiempo para que no se nos olvide este tema.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos enseñó que le quitamos poder al temor cuando lo enfrentamos, y cuando llevamos ese temor a Jesús para que él nos saque de esa prisión.

Aprendimos que la fe y el temor corren en sentidos diferentes, a mayor fe menos temor.

Hoy Dios nos quiere hablar acerca de que, si ya aprendimos a vencer nuestros temores, ahora lo que nos toca es poner nuestra fe en acción.

Toda nuestra vida dependerá de nuestra fe.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Hoy vamos a hablar del temor. El temor es uno de los enemigos más grandes que tiene el hombre para poder hacer lo que Dios le ha puesto en su corazón.

El temor es una prisión que no te deja ser feliz, que no te deja alcanzar tus sueños y tus anhelos y no te deja cumplir con tu asignación y tu propósito.

Hoy Dios nos quiere hablar de como vencer a ese enemigo íntimo llamado: Temor.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos habló de cómo las pequeñas cosas, las invisibles, las que nadie puede ver, ni nosotros, pero que están enterrados en nuestro corazón, como uñas enterradas, nos pueden controlar y alejarnos de nuestros propósitos.

Hoy Dios nos quiere hablar, a través de la vida del profeta Elías, de como nos pueden llegar a impactar las circunstancias difíciles de nuestra vida, las que podemos ver claramente y hasta otras personas pueden ver, esas circunstancias externas no pueden controlar y desviarnos de nuestras asignación y propósitos, si no las sabemos manejar correctamente.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Hoy Dios nos quiere hablar de como las pequeñas cosas o las cosas que no se ven pueden tomar el control de nuestra vida, alejarnos de nuestra asignación y propósitos y no dejarnos disfrutar lo que Dios nos da.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada hablamos de la importancia de saber escuchar correctamente, pues podemos escuchar la voz del Espíritu Santo para hacer la voluntad de Dios en nuestras vidas o podemos escuchar otras voces que nos pueden desviar de nuestra asignación divina.

Si bien es cierto, debemos saber escuchar también debemos saber hablar.

Hoy Dios nos quiere enseñar acerca de la importancia de saber hablar lo bueno, lo que está alineado a su corazón.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved