Predicaciones

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Al igual que todo lo que hemos aprendido de la gracia, no tenemos que hacer nada bien para ganar la bendición de Abraham y Sara, ni nada de lo que hagamos mal nos la puede quitar, porque Jesús ya la consumó para nosotros en la cruz. ¿Cierto?

Hemos aprendido a valorar mucho la gracia de nuestro Señor Jesucristo, pero hoy Dios nos quiere advertir que podríamos estar desvalorizando su gracia, sin darnos cuenta, al creer erróneamente acerca de uno de los temas más básicos para el creyente: La confesión de pecados.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos mostró que los que le pertenecemos a Cristo hemos recibido por herencia la promesa de la bendición de Abraham, ganada para nosotros por la obra de amor y de gracia consumada por nuestro Señor Jesucristo en la cruz.

Hoy Dios nos quiere enseñar, que dentro de la bendición de Abraham, existe una bendición relacionada específicamente con Sara, esposa de Abraham. Así que vayamos a conocerla para poder recibirla.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos mostró la diferencia de un hombre que vive en maldición o bendición.

Nos enseñó que el hombre vive bajo maldición, no cuando peca, sino cuando cree en las obras, es decir, cuando cree que será su esfuerzo y su conducta lo que le traerá éxito y bendiciones.

Y por otro lado aprendimos que el hombre vive bajo bendición, no es por lo que hace, sino porque cree, correctamente, que es la obra consumada de Cristo en la cruz la que le trae el éxito y lo bendice, y entonces salen con ánimo a hacer esfuerzos y a ser productivos en lo que hacen.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Cuando se aprende algo siempre hay fundamentos que necesitan establecerse para poder seguir adelante. En matemáticas, por ejemplo, se debe aprender la suma antes de pasar a aprender la multiplicación. En español, primero debemos aprender los sonidos de las letras y sílabas, antes de aprender a leer.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La mayoría de los cristianos no cree en la suerte, inclusive dicen: Lo mío no es suerte, lo mío son bendiciones.

Pero déjeme decirle que Dios sí habla de un tipo de suerte para sus escogidos.

Hoy Dios nos quiere enseñar como vivir bajo lo que llamaremos “La suerte de Dios”.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos enseñó que tenemos derecho a su inmerecido favor que incluye la salvación, la sanidad, un buen matrimonio, éxito en los estudios, en el trabajo, unidad familiar, paz, santidad, prosperidad económica, restauración y todas las bendiciones que él ya ganó para nosotros en la cruz.

Hoy Dios nos quiere enseñar el poder transformador que tiene el pacto de la gracia para tomar la responsabilidad voluntaria de transformar a las próximas generaciones.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

De las dos semanas anteriores hemos aprendido en la palabra de Dios que las bendiciones que Dios ha pronunciado para nosotros nada ni nadie las puede revocar y que somos realmente exitosos porque Jesús está con nosotros.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

La semana pasada Dios nos enseñó esta gran verdad que debemos atesorar en nuestra mente y en nuestro corazón y convertirla en una creencia firme:

Números 23:19-20 “ 19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará? 20 He aquí, he recibido orden de bendecir; El dio bendición, y no podré revocarla.”

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Dios nos ha estado hablando de la importancia de poner en nuestra mente y nuestro corazón las creencias correctas acerca de su palabra.

Para esto necesitamos estar atentos y reconocer cuales creencias que tenemos almacenadas en nuestra mente son erróneas e incorrectas para quitarlas y por otro lado, conocer y entender su palabra para convertirla en las creencias correctas y verdaderas e instalarlas en nuestra mente y corazón.

Luis David Meza

I MENSAJE CENTRAL

Dios nos ha dado una identidad de hijos muy amados, amados de la misma forma como ama a su Hijo Unigénito y eso ha sido más que glorioso.

Hemos aprendido que Dios nos ve a través de mirar a su Hijo Unigénito, quien se ha puesto entre Dios y nosotros.

Cuando Dios nos ve, ve a su Hijo Jesucristo en nosotros. Hoy Dios quiere ampliar nuestro rango de visión y nos quiere enseñar también lo que Él ve de nosotros y nuestras circunstancias.

Suscríbete al boletín

* indicates required

Recursos

Devocional de la Predica Semanal

Contacto

En Xalapa:
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.

En Boca del Río:
km 1.5 carretera Boca del Río-Paso del Toro
esquina con la entrada a San Jose Novillero.

Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete al boletín

* indicates required

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2020 All rights reserved