Predicaciones

Luis David Meza

I        RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
        
La semana pasada entendimos que, si bien nuestra fe es quien determina nuestra obediencia, es la visión que tengamos de nuestra vida futura, de esa vida prometida, la que determinará nuestro nivel de fe y nuestra capacidad de  obedecer, para poder conquistar esas promesas de parte de Dios.
 
Aprendimos que es esa visión clara es la que hará que nada ni nadie te detenga para lograrla y entendimos también que esa visión nos exigirá hacer grandes sacrificios.
 

        
Luis David Meza
Luis David Meza
Visto por: 28

I        RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
        
Estamos aprendiendo en estas últimas semanas, que la fe y la obediencia van juntas caminando hacia la tierra prometida. Entendimos que debemos ser obedientes en todo si queremos conquistar nuestra vida prometida por Dios, pero que esa obediencia estará impulsada por nuestra fe.
 
Frase 1: La fe es el combustible de la obediencia.
 
Y aprendimos que Dios a veces retarda nuestras victorias porque se quiere asegurar que maduremos, crezcamos, nos fortalezcamos y nos multipliquemos, para podamos tomar posesión de sus promesas, nosotros y nuestras generaciones. Aprendimos que a Dios le interesamos nosotros y nuestros hijos, no sólo nosotros.

 
Luis David Meza
Luis David Meza
James 2:18
Visto por: 30

I        INTRODUCCIÓN
        
La semana pasada hablamos de que para entrar a conquistar la tierra prometida que Dios nos dio, necesitamos ser obedientes, por eso Dios le dio a su pueblo los diez mandamientos antes de entrar a la tierra de Canaán. Entre la esclavitud en Egipto y la entrada a la tierra prometida Dios les dio mandamientos, para que su pueblo fuera obediente y Él los pudiera bendecir. Recuerdas que hablamos de la diferencia entre estar involucrado con Dios y estar comprometido con Dios.
 
La obediencia implica compromiso y el compromiso implica estar dispuesto a morir por.
 
Pero, ¿Usted se ha preguntado por qué Dios ama tanto la obediencia?

 
Luis David Meza

I        INTRODUCCIÓN
 
Acompáñeme a la Biblia, quiero que veamos la clave que Dios le dio a su pueblo para poder entrar a conquistar la tierra prometida.
 
Él los quería llevar de la esclavitud de cuatrocientos años a una libertad llena de promesas y frutos enormes. La promesa de la cosecha en la tierra prometida era de frutos abundantes, racimos de uvas que se cargaban entre dos, una tierra muy fértil, donde la frase “que fluye leche y miel”, nos dice que era abundantemente próspera esa tierra.
 
(NVI) Éxodo 19:1-6 “Los israelitas llegaron al desierto de Sinaí a los tres meses de haber salido de Egipto. Después de partir de Refidín, se internaron en el desierto de Sinaí, y allí en el desierto acamparon, frente al monte, al cual subió Moisés para encontrarse con Dios. Y desde allí lo llamó el Señor y le dijo: Anúnciale esto al pueblo de Jacob; declárale esto al pueblo de Israel: “Ustedes son testigos de lo que hice con Egipto, y de que los he traído hacia mí como sobre alas de águila. Si ahora ustedes me son del todo obedientes, y cumplen mi pacto, serán mi propiedad exclusiva entre todas las naciones. Aunque toda la tierra me pertenece, ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación santa. Comunícales todo esto a los israelitas.”

Luis David Meza
Luis David Meza
Visto por: 31
I          INTRODUCCIÓN

 
Hoy es el último servicio en esta casa. La próxima semana estaremos ya en nuestra nueva casa. Casas diferentes pero una misma visión: Ir y hacer discípulos en Veracruz, Xalapa, México y las naciones.
 
Hacer discípulos para enviarlos a hacer lo mismo que Jesús vino a hacer y por lo mismos que vino a morir: Para establecer su reino en todos los sentidos.
 
Isaías 61:1-4 “1El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; 2a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados; 3a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya. 4Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.”

 
Luis David Meza

I          INTRODUCCIÓN
 
Como le anunciamos la semana pasada estamos levantando ofrendas para nuestro nuevo santuario. Nos vamos de aquí, la próxima semana será el último servicio en este lugar, por ahora. 
 
Esta ofrenda de sacrificio la debemos hacer entendidos de lo que significa para Dios.
 
1 Crónicas 29:6-9 “6Entonces los jefes de familia, y los príncipes de las tribus de Israel, jefes de millares y de centenas, con los administradores de la hacienda del rey, ofrecieron voluntariamente. 7Y dieron para el servicio de la casa de Dios cinco mil talentos y diez mil dracmas de oro, diez mil talentos de plata, dieciocho mil talentos de bronce, y cinco mil talentos de hierro. 8Y todo el que tenía piedras preciosas las dio para el tesoro de la casa de Jehová, en mano de Jehiel gersonita. 9Y se alegró el pueblo por haber contribuido voluntariamente; porque de todo corazón ofrecieron a Jehová voluntariamente.”

 
Luis David Meza
 

I        RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
 
         Hemos estado hablando de fe desde hace 8 semanas, la semana pasada Janeth introdujo el tema de como buscar el fuego de Dios y seguiremos profundizando en ese tema porque es esencial para la visión de esta iglesia.
         De hecho pensé que hoy predicaría acerca del fuego de Dios, sin embargo, Dios puso en mi corazón complementar la serie de la fe con un tema que, me parece, viene a sellar finamente toda la serie acerca de la fe. Así que más adelante continuaremos con la serie acerca del fuego de Dios, pero hoy hablaremos una vez más acerca de la fe.

Luis David Meza

I          RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
 
Llevamos seis semanas conociendo acerca de diferentes tipos de fe o las diferentes áreas o circunstancias en las que debemos usar nuestra fe. Hablamos ya de tener una fe Jireh, una fe expectante, una fe responsable, una fe persistente, tener una fe de milagros y la semana pasada aprendimos la bendición de tener una fe resistente.
 
 
II        INTRODUCCIÓN
           
Hoy quiero hablarte de un séptimo tipo de fe que es muy necesario tener y usar.
 
Marcos 2:1-5 “1Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. 2E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. 3Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. 4Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. 5Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.”

 

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved