Predicaciones

Luis David Meza
I INTRODUCCIÓN
Al profeta Isaías le fue revelado cuál sería el propósito del Hijo de Dios sobre la tierra, setecientos años antes de que sucediera y sé que se cumplió, porque lo dice el Libro de Lucas, capítulo cuatro.
Isaías 61:11El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;
Sigue diciendo el versículo cuatro:
Isaías 61:44Reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán los asolamientos primeros, y restaurarán las ciudades arruinadas, los escombros de muchas generaciones.”
Esto quiere decir que el Padre envió a Jesús y a su Espíritu Santo para vernos que cada uno de nosotros podamos limpiar los escombros de nuestras generaciones antiguas y reedificar nuestras ciudades, que significa, volver a edificar a nuestra familia pero ahora conforme al corazón de Dios, ¿Me sigue? De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Levantaré los escombros de mis generaciones.

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada entendimos que no estamos deprimidos, estamos desenfocados y conocimos el enfoque que nos llevará directo a los planes y propósitos de Dios.
Con las gráficas entendimos que A Dios no le preocupan tanto nuestras circunstancias, sino que Él evalúa nuestro corazón en medio de toda circunstancia, las buenas y las malas y en todas espera hallar fe, confianza y paz de que Él lo tiene realmente todo bajo su control y eso solo se puede si la gráfica de tu relación con Él es para arriba.
Jesús le dijo a Pedro:
Mateo 16:2323Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.”
De igual modo Jesús espera que nuestra mirada esté en las cosas de Dios y no en las de los hombres. Toda la Escritura es filtrada en estas gráficas:
Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada hablamos acerca de cómo la unción fresca nos mantendrá enfocados en los propósitos de Dios. Conocimos los tres enfoques de la vida cristiana: El interno, el externo y el natural, y dijimos que, si logramos entenderlos y ponerlos por obra, eso nos ayudará a nunca desenfocarnos de cómo se juega la vida que Dios nos dio.
Aprendimos que no debemos perder el enfoque de la vida persiguiendo gigantes, que son tus circunstancias, que no estamos diseñados para alcanzar o cambiar y en lugar de jugar el juego de la vida con las reglas que Dios nos dio, acabemos frustrados, enojados, asustados, nalgueados y orinados en alguna o algunas áreas de nuestra vida, en el mejor de los casos y no en todas.
(Para entender este último párrafo vea el mensaje 32 de la semana pasada).
Luis David Meza
I INTRODUCCIÓN
Cuando yo era niño me gustaba mucho que mi papá me viera jugar, jugar siempre fue divertido, jugaba con mi hermano fútbol que era 3 años y medio mayor que yo, pero cuando estaba mi papá presente el juego era más divertido.
Un día empezamos a jugar a las atrapadas alrededor de la mesa del comedor, delante de mi papá que estaba sentado en la sala mirándonos, yo tendría seis o siete años, mi hermano sobre 11 años, y yo lo estaba correteando para alcanzarlo, pero él era más grande, él solo corría un poco más rápido que yo para que no lo alcanzara, así que empecé a frustrarme porque yo quería alcanzarlo y ganarle y presumirle delante de mi papá, pero él se iba riendo y yo me iba enojando, empecé a llorar y seguía corriendo y mi hermano más se reía, y cuando ya casi lo alcanzaba, aceleraba un poquito y más me frustraba y me empecé a enojar más y más, y ya bufaba del coraje mientras lo perseguía y mi papá se dio cuenta que yo ya no estaba jugando, que yo ya estaba peleando, y mi hermano corrió más duro y se subió por la escalera al segundo piso, y yo me quedé bufando en el segundo escalón de la escalera, respirando amenazas de muerte como dice la Escritura del Apóstol Pablo, pero mi papá se paró tras de mí, me dio una nalgada que me subió dos escalones del impulso, y toda la escalera me subió a nalgadas, mientras él me nalgueaba, yo del susto más lloraba y un líquido tibiecito empezó a rodar por mis piernas. Y bueno, ahora estaba frustrado, enojado, asustado y orinado.
Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada aprendimos que la consecuencia natural de vivir una vida en la presencia de Dios, con un corazón que le anhela más que a cualquier otra persona o cosa, es que seremos llenos de la unción del Espíritu Santo sobre nosotros.
Y entendimos que la Unción del Espíritu Santo hace muchas cosas por nosotros para que podamos cumplir el gran propósito generacional de nuestras vidas.

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
Hemos estado hablando acerca de la presencia de Dios, llevamos cuatro mensajes donde hemos conocido como tratar con su presencia, como tener un corazón que anhele es presencia, hablamos de las maravillas que suceden cuando vives en su presencia.
La semana pasada Dios nos habló a través de su palabra de dos cosas que son sublimes al vivir en su presencia, es decir, dos cosas que son lo mejor de lo mejor de vivir en su presencia: La primera, que Dios te cambia el corazón por uno nuevo cuando vas a él y le entregas tu pecado, tus errores o tus cargas, no sólo te lo limpia, sino que te crea uno nuevo, y la segunda, que te hace vivir en el gozo de saber que Cristo te es suficiente y te gozas por despertar, por salir a la escuela, universidad o trabajo, por tener una familia, etc.
Y todo esto te permite levantarte de la culpa, la auto compasión o el miedo para que puedas cumplir los grandiosos planes generacionales que Dios tiene contigo y tus generaciones.

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada conocimos cinco de las maravillas que implica vivir en la presencia de Dios.
Entendimos que en su presencia seremos muy bendecidos, viviremos confiados y en paz, sabremos que Él pelea nuestras más duras y cruentas batallas, además que las gana y, por último, descubrimos la maravilla de que todo le pertenece a Él, nuestra vida es suya, nuestro cuerpo es suyo, nuestros talentos son suyos, nuestros planes son de él, nuestra familia él nos la Dios, las riquezas que tengamos, muchas o pocas, él nos ha dado la oportunidad de tenerlas, todo es de Él. haciéndonos entender que somos una gran pieza en el tablero de Dios. Que no somos el actor principal de nuestra vida, es Cristo, pero sí una gran pieza en su rompecabezas y eso nos quita todo afán o estés de "tener" que dar tal o cual resultado. Nos esforzaremos aún más que si fuera nuestra vida, pero sin afán.
Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada hablamos del corazón que debemos tener si queremos vivir en la presencia de Dios. Dijimos que, como David, debemos tener un corazón que por sobre todas las cosas anhele tener una relación personal e íntima con el Espíritu de Dios, esto lo dedujimos, porque cuando el rey David fue descubierto de su pecado de adulterio y asesinato, lo único que pidió al profeta es que Dios no le quitara su Santo Espíritu, y esto le ganó el título de “Un hombre conforme al corazón de Dios”.
Esta es el propósito de la vida, convertirnos en un hombre o una mujer conforme al corazón de Dios, el propósito de la vida no es hacerte millonario, o tener maestrías y doctorados, ni siquiera es tener una gran familia con muchos hijos y sin suegra, ja. No, el propósito es crecer hasta que se forme en nosotros cada vez más la imagen de Cristo, como lo dice el Libro de los Efesios: “Hasta que todos lleguemos a la estatura de la plenitud de Cristo”, y sigue diciendo:

Luis David Meza
I RESUMEN DEL MENSAJE ANTERIOR
La semana pasada dimos un recorrido por el andar del arca del pacto, para conocer cuáles fueron los errores del pueblo de Dios al tratar con su presencia y aprender de esos errores para no cometerlos.
Si de verdad queremos que Él habite permanentemente en nosotros y nosotros habitar en su presencia, debemos cuidar de ella y aprender a tratar con ella.
Aprendimos que la presencia de Dios no es para sacarle provecho, no es para vencer a nuestros enemigos, cualquiera que éstos sean.
Aprendimos que no podemos poner el interés por la presencia de Dios al mismo nivel del interés por nuestra economía, prosperidad, desarrollo profesional o empresarial, ni siquiera al mismo interés por nuestros afectos más cercanos.

Luis David Meza
I INTRODUCCIÓN:
En esta iglesia amamos la presencia de Dios, y algo que me interesa muchos es saber si estamos tratando correctamente la presencia de Dios ¿Cómo cuidar lo más sagrado que existe en el universo y más allá, que es la presencia de Dios? De aquí que el mensaje de hoy lleva por título: Aprendiendo a tratar con Su Presencia.
Para saber cómo tratar con la presencia de Dios podemos echar un vistazo al Antiguo Testamento para mirar, de una forma rápida, como trató el pueblo de Israel al Arca del pacto, que simbolizaba la presencia de Dios en medio de su pueblo.

Contacto

Iglesia Plenitud en Cristo
Zempoala #9 entre calle Angelina y Apolinar Castillo
Xalapa Veracruz 91060, Mexico.
info@plenitudencristo.org
Facebook         Twitter    Twitter

Suscríbete

Recibe en tu correo El Boletin Electrónico

Síguenos

Copyright © Plenitud en Cristo 2018 All rights reserved